Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
25 años del 15J

La convocatoria de huelga rompe el clima protocolario de los actos

Los ex parlamentarios del 77 y los actuales tuvieron ayer como centro de conversación el paro general convocado para el día 20. Pero también tuvieron tiempo para rememorar viejos tiempos y olvidar enfrentamientos pasados. Así, Felipe González y Adolfo Suárez se fundieron en un estrecho abrazo y esa misma imagen se dio entre el presidente centrista y el ex vicepresidente Alfonso Guerra.

El defensor del pueblo, Enrique Múgica, diputado constituyente, ocupó un escaño con sus compañeros socialistas y lo mismo hizo Redondo Urbieta. También los senadores socialistas Juan Barranco y Jordi Solé Tura recordaban sus vivencias de hace veinticinco años. Los diputados del PNV, encabezados por Iñaki Anasagasti, no faltaron a la cita y tampoco el veterano ex portavoz del Grupo Catalán -entonces la Minoría Catalana- Miquel Roca, que abrazó a muchos viejos amigos, como los centristas Óscar Alzaga y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón. Todos guardaron una ordenada fila para recoger un diploma personal y una medalla. Pero fueron especialmente buscadas las opiniones de González, Suárez, Carrillo y Redondo Urbieta sobre la huelga contra el decretazo del Gobierno.

Felipe González. El ex presiente aseguró que los sindicatos tienen 'razones' para convocar una huelga, pero como anterior mandatario precisó que no le gusta 'el día elegido', en la víspera de una cumbre europea. González reconoció que hay algunas razones de fondo que igualan la situación que él vivió en 1988 y la que viven los actuales gobernantes. Las diferencias están en que en su tiempo, a su juicio, la redistribución de la riqueza era más justa que la de ahora, máxime cuando el actual Gobierno vive momentos de bonanza económica.

El ex presidente, en el terreno de las diferencias, afirmó que 'los sindicatos tendrán ahora menos ventajas' porque cuando él gobernaba las centrales fueron apoyadas 'por la patronal y por el presidente de Castilla y León, José María Aznar, que no descontó el salario a sus funcionarios por el día de huelga'. Pero González también deslizó un reproche a los sindicatos de carácter retroactivo. 'Nosotros gobernábamos para los ciudadanos y no para los sindicatos'.

Adolfo Suárez. El primer presidente de la democracia se mostró comprensivo con las razones que llevan a convocar una huelga. 'Las huelgas siempre tienen alguna justificación y puede que a veces se produzcan porque diversos sectores de la sociedad sienten que no se les tiene en cuenta y no se solventan sus problemas'.

Nicolás Redondo Urbieta. El ex líder de UGT dio por supuesto que la huelga será 'un éxito' y que está 'justificada'. No quiso rememorar aquella del 88 que promovió contra González. 'No hay que comparar una con otra', dijo.

Santiago Carrillo. El ex líder del PCE se limitó a señalar que la huelga está 'archijustificada'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 2002