Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Puigvert crece hacia abajo

El centro de urología se amplía con un edificio triangular de siete plantas, cinco de ellas soterradas

La Fundación Puigvert, uno de los centros especializados más importantes en el diagnóstico de patologías renales, urinarias y del aparato reproductor del hombre, ampliará sus instalaciones con un edificio triangular, anexo a las edificaciones actuales situadas en el recinto del hospital de Sant Pau. De las siete plantas que tendrá este pabellón, dos se construirán sobre rasante y las otras cinco serán plantas soterradas, en las que se ubicarán, entre otros, los servicios de ambulatorio, urología y nefrología, y los gabinetes de estudio. Hoy se inician las obras, simbólicamente, con la colocación de la primera piedra.

El nuevo edificio tendrá 11.000 metros cuadros, prácticamente el doble que el actual, y la inversión rondará los 30 millones de euros (unos 5.000 millones de pesetas). La entidad, en la que trabajan 603 personas, mantendrá las actuales 154 camas porque las nuevas instalaciones se destinarán a la investigación y a potenciar las intervenciones ambulatorias, de manera que se pueda prestar asistencia a muchos más enfermos sin necesidad de hospitalizarlos. 'No se tiende a aumentar la demanda de espacios de hospitalización, sino de investigación y de gestión de la información que permitan perfeccionar el trabajo que ya hacemos', explicó la directora general de la fundación, Esperança Martí. 'Una de las mejoras', añadió, 'será integrar las especialidades del centro (urología, nefrología y andrología) a través de un sistema informático de cruce de datos que facilite el trabajo al médico desde su mesa'.

El proyecto se dividirá en tres etapas. En la primera (2002-2004) se construirá el pabellón triangular, cuyas obras empezarán propiamente en enero de 2003; en la segunda (2004-2007) se reformarán los pabellones actuales, y en una tercera fase (a partir de 2008) se habilitará una nueva área de docencia.

Con estas ampliaciones, según Martí, la Fundación Puigvert aspira a conseguir la excelencia como centro especializado. 'Además de pacientes españoles, asistimos a enfermos de Portugal, Italia y Francia. Con la llegada de la libre circulación de enfermos, esperamos atraer a muchos más'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 2002