Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento ofrece un local en alquiler como alternativa a la mezquita de Premià

El Ayuntamiento de Premià de Mar ha ofrecido a la comunidad musulmana de la población la posibilidad de utilizar el edificio de la antigua escuela Voramar, donde ya habían rezado, a cambio del pago de un alquiler. La cesión tendría una duración que, según han anunciado portavoces de la comunidad islámica, podría situarse en torno a los cinco años. La oferta, que el consistorio no quiso confirmar ni desmentir, se planteó durante la reunión que el pasado miércoles por la noche mantuvieron representantes de la comunidad con la comisión unitaria del Ayuntamiento. Al encuentro, el cuarto que se celebraba desde la creación de la comisión formada por todos los grupos políticos con representación en el municipio, también asistieron el secretario general de Inmigración de la Generalitat, Salvador Obiols, y el presidente del Consejo Islámico de Cataluña, Mohammed Ressae.

El principal escollo para que los inmigrantes musulmanes acepten el ofrecimiento es que les obliga a comprometerse a no construir la mezquita proyectada en los terrenos que poseen en la céntrica calle de Joan Prim, para la cual disponen de todos los permisos legales pertinentes. Esta exigencia es la que más recelos ha despertado entre la comunidad musulmana, que ahora tendrá que decidir si acepta o no la propuesta. Rachib Wouddah, portavoz de los inmigrantes islámicos, se mostraba ayer escéptico: 'Poner a todo el mundo de acuerdo será dificil. Algunos', agregó, 'dirán que con la prohibición de construir en Joan Prim ya está todo perdido y otros que, a pesar de tener derecho a construir, nos están presionando para que no lo hagamos y encima paguemos un alquiler'.

'Sin dinero'

El portavoz del colectivo musulmán recordó que no tienen 'suficiente dinero' para llevar a cabo la construcción prevista inicialmente (de las tres plantas proyectadas sólo se construiría una) y que tampoco les irá bien 'pagar un alquiler'. Wouddah reconoció también que su abogada les ha dicho que considera que la proposición del consistorio no es aceptable porque, afirma: 'Al tratarse de un edificio municipal, nunca será nuestro'. La comisión unitaria, según su portavoz, Joan García, del PSC, sólo pretender conseguir 'la mejor oferta para llegar a un acuerdo concreto'.

Anoche se celebró una reunión entre los vecinos que se oponen a la construcción de la mezquita y la citada comisión municipal. Una reunión que -asegura García- pretende 'reflexionar sobre las necesidades de todos, hacer un esfuerzo conjunto para llegar a un acuerdo e intentar que se haga realidad'. La semana próxima, y a partir de las conversaciones mantenidas con todas las partes, la comisión unitaria tiene la intención de tener lista una oferta formal sobre la que se entrará a discutir con todas las partes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 2002