Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La paciencia del pavo Zacarías

Jacinta y Zacarías tienen una paciencia infinita. Se pasan los días rodeados de pequeños curiosos que les tiran de las orejas o les gritan en el oído, pero lo aguantan todo estoicamente porque para eso están. Son, respectivamente, la vaca y el pavo real de la granja escuela Ludus, situada en la urbanización Bonanza, en Boadilla del Monte, y junto a ellos viven en este recinto caballos, gallinas, ovejas, conejos e incluso cuatro burros.

Uno de los objetivos principales de esta granja escuela es enseñar a los niños de ciudad a familiarizarse con los animales y a que les pierdan el miedo. Pero Pedro, de ocho años, no parece muy conforme con esa política. Acaba de pasar un mal trago al ver cómo una oveja a la que sus compañeros daban de comer se escapaba del redil. Y duda un momento cuando le acercan un pequeño conejo para que lo acaricie. Pero al final lo hace y sonríe. 'Ése es el objetivo', afirma Laudela Arias, coordinadora de actividades de Ludus.

En Ludus se aprende también a hacer pan, a trabajar con cerámica, a nadar, a jugar al tenis, a plantar hortalizas... Y se hacen todo tipo de juegos y actividades para chavales de edades comprendidas entre cinco y 15 años. Está abierta todo el año y tiene dos programas de verano: uno que incluye clases de inglés y otro de multiaventura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de junio de 2002