Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno mantiene las promesas de Chirac

El primer ministro, Jean-Pierre Raffarin, se ha comprometido solemnemente a mantener las promesas electorales de Jacques Chirac, aunque no dispone aún de los resultados de la auditoría encargada sobre las finanzas públicas, que probablemente pondrá en evidencia un nuevo incremento del déficit y matizará la amplitud del compromiso adquirido con la UE para caminar hacia el equilibrio presupuestario.

Chirac ha prometido a los franceses rebajarles inmediatamente el impuesto sobre la renta en un 5%; incrementar sustancialmente los gastos para las fuerzas de seguridad y la justicia; y organizar un sistema de servicios mínimos de cara a futuras huelgas en los transportes públicos, entre otras grandes cuestiones. Además hay que financiar el aumento de retribuciones a los médicos (cada consulta pasará a de 18 a 20 euros), prometido a sus organizaciones representativas en vísperas de la primera vuelta de las legislativas para acabar con cinco meses de huelgas intermitentes de estos profesionales.

La dureza de los desafíos que aguardan al Gobierno ha de esperar a la consolidación del poder. De momento, Raffarin tiene una endiablada agenda toda esta semana, ocupada principalmente en la campaña electoral. El primer ministro, a quien prácticamente nadie conocía en la política francesa hasta el 6 de mayo, día de su designación, capitaliza el éxito del nuevo partido Unión por la Mayoría Presidencial (UMP) y atrae sobre sí los focos que ya no necesita Chirac, el auténtico vencedor del proceso electoral.

Raffarin prometió ayer que la mayoría de derecha en la futura Asamblea será 'plural, por supuesto' y dio a entender que pronto habrá cambios en el Gobierno, en un gesto dirigido a convencer de su error a los jefes del centro-derecha reacios a sumarse a la UMP, como el líder centrista François Bayrou. A juicio de Raffarin, la Unión por la Mayoría Presidencial conduce una 'dinámica prometedora' y predijo que será 'una fuerza política poderosa'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de junio de 2002