Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Beunza advierte de que queda mucho por recorrer contra el militarismo

Pepe Beunza, que en 1971 sentó las bases del antimilitarismo en España a través de su desobediencia civil en forma de objeción de conciencia, recibió ayer un homenaje del Movimiento de Objeción de Conciencia (MOC) en el salón de actos de la Universidad de Valencia, donde se presentó el libro La utopía insumisa de Pepe Beunza. Una objeción subversiva durante el franquismo, de Pedro Oliver Olmo y editado por Virus. Beunza se congratuló del final del servicio militar obligatorio y de la salida de los insumisos de las cárceles pero advirtió que 'queda mucho por hacer' frente al militarismo. También aludió al incremento de los gastos militares que ha anunciado el gobierno estadounidensa tras los acontecimientos del 11 de septimebre o a los 6.000 millones de pesetas que gasta el Estado cada día en el ejército, frente a lo cual se preguntó: '¿Por qué no podemos pensar que viviríamos mejor sin ejército?'

Oliver, que conoció a Beunza cuando cumplía condena por insumisión en 1993 en la cárcel de Pamplona, señaló que el libro pretende reivindicar la figura no sólo suya, sino de los primeros objetores que sufrieron la injusticia y la humilación de las cárceles franquistas.

En el acto, también se presentó el libro En legítima desobediencia, tres décadas de objeción, insumisión y antimilitarismo, redactado por el MOC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de junio de 2002