Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos policías heridos en los incidentes de la Plaza del Castillo

La retirada de los yacimientos arqueológicos hallados en la Plaza del Castillo de Pamplona han provocado nuevos disturbios callejeros e incidentes que se han saldado con dos agentes de la Policía Municipal heridos y siete personas detenidas en el interior de la sede del departamento de Educación y Cultura del Gobierno de Navarra.

Los incidentes más graves se produjeron en la noche del viernes cuando cerca de un centenar de personas rodeó a un grupo de policías locales que vigilaban el vallado que protege las obras arqueológicas con la intención de acceder a la zona. Los forcejeos se saldaron con un agente herido en la parte posterior de la cabeza a causa de una pedrada y otro herido en una pierna. Ambos fueron trasladados al servicio de urgencias del Hospital de Navarra, donde al primero se le aplicaron veinte puntos de sutura en la herida. También el viernes la Policía Foral detuvo a dos ex concejales de Pamplona, tres abogados y dos simpatizantes más de la Plataforma en Defensa de la Plaza del Castillo que se acababan de entrevistar con el consejero de Cultura Jesús Laguna. Según el Gobierno foral, los detenidos protagonizaron incidentes en el recinto.

Incremento de la tensión

La tensión se ha incrementado sobre manera tras conocerse que los ocho arqueólogos del gabinete Trama que durante un año han dirigido las excavaciones han pedido públicamente al Ayuntamiento que no retire los restos termales romanos hallados en el lugar al considerar que ello supondrá su destrucción. Se trata, según una comisión de expertos españoles, catedráticos en arqueología, del mayor complejo termal romano del norte de España, que, en un informe remitido al Consejo de Europa, instituciones navarras y al juzgado que investiga el proyecto, debería conservarse en su integridad para convertir la plaza en un museo cronológico de dos mil años de antigüedad visitable por la ciudadanía.

No obstante, el Gobierno de UPN y los grupos municipales de UPN y PSN-PSOE han reiterado que se desmantelarán todos los restos para construir un aparcamiento subterráneo. Un juzgado de Pamplona investiga los hechos por su pudieran ser constitutivos de un delito contra el patrimonio. Ayer, varios miles de personas se manifestaron en la capital navarra para pedir que no se desmantele el patrimonio histórico hallado en la plaza.

Juan Ramón Corpas, director general de Cultura del Gobierno de Navarra, ha reiterado que la resolución que él firmó para retirar todos los hallazgos (necrópolis islámica, complejo termal, barrios medievales) se basó en informes del Gabinete Trama y ha achacado 'a la presión' el pronunciamiento final de los técnicos para conservar las termas. Sólo se conservará una muralla transversal de 120 metros de longitud y los restos del castillo mandado construir por Fernando el Católico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de junio de 2002