Se fuga el líder de los motines del reformatorio de Melilla

El presunto instigador de los últimos motines ocurridos en el centro de reforma Baluarte de San Pedro, en Melilla, durante los cuales fueron apaleados dos educadores que repartían ropa a los internos, se fugó a media mañana de ayer. La policía ha distribuido la fotografía de este joven marroquí de 22 años, que entre otros delitos está acusado de violación, y ha reforzado los controles fronterizos con Marruecos, en previsión de que pueda intentar pasar al país vecino.

Al parecer, el recluso descubrió un ángulo muerto en la zona que cubre la cámara de vídeo del patio y aprovechó su estatura (más de 1,90 metros) para salvar rápidamente los muros y ganar la calle. Los guardias de seguridad se dieron cuenta de que ocurría algo anormal cuando vieron en su monitor, que sólo muestra fotogramas de la zona enfocada, una sombra: el rastro del fugitivo.

El joven cometió sus primeros delitos cuando aún no había cumplido 18 años; por eso estaba internado en el centro de menores. Había sido trasladado allí desde Salamanca, en cumplimiento de la Ley de Responsabilidad Penal del Menor, que recomienda el cumplimiento de las condenas en la zona más cercana al lugar de origen del penado. El Gobierno de Melilla estaba haciendo gestiones para enviarlo a un centro de Madrid o de Almería.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS