Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arzalluz sostiene que el Estatuto ha sido beneficioso y que su problema es la falta de 'seguridad jurídica'

El presidente de la ejecutiva del PNV, Xabier Arzalluz, habló ayer en el Parlamento vasco, la primera vez que lo hace en los 22 años de existencia de Cámara autonómica. Arzalluz no tiene por costumbre acudir a la Cámara de Vitoria, ni siquiera en ocasiones solemnes como las investiduras. Ayer compareció ante la comisión que examina el estado y la proyección futura del autogobierno vasco y que debe emitir un dictamen antes de las vacaciones parlamentarias. El líder peneuvista reconoció que con el Estatuto de Gernika el País Vasco ha conseguido 'grandes cosas' y que ha sido 'muy beneficioso', aunque añadió que como nacionalista no le resulta suficiente.

'Para nosotros fue un acuerdo de mínimos, mientras para otros lo era de máximos y para otros un exceso', dijo. Arzalluz aseguró que, situado hoy en las mismas circunstancias de 1979, volvería a firmar el texto de Gernika, cuyo mayor problema situó en 'la falta de seguridad jurídica' y su alteración o menoscabo por medio de leyes de ámbito nacional. Del mismo modo, el líder del PNV aseguró que tampoco hoy apostaría por Chiberta, en referencia a unas reuniones en el País Vasco francés, antes de las eleccciones de 1977, en las que ETA pretendía que todos los partidos nacionalistas boicotearan las elecciones. Arzalluz se mostró agrio con el portavoz del PP, Leopoldo Barreda, cuando éste aludió a la fractura social que provocaría una consulta de autodeterminación en un clima de miedo por la acción de ETA. Arzalluz dijo que también en Andalucía hay 'fractura' 'entre los riquillos (sic) y la gente del PER' y preguntó a Barreda cómo fue posible que su partido obtuviera 'tantos votos (el 13-M) si había tanto miedo'.

A Arzalluz le precedió en su comparecencia el ex dirigente socialista José María Benegas, y le sucedieron el diputado general de Álava, Ramón Rabanera (PP), y el presidente del Círculo de Empresarios, José María Vizcaíno.

Benegas, que fue miembro de la ponencia redactora del Estatuto, recordó que el PNV combatió la autodeterminación, apostando por los derechos históricos frente al único partido que la sostuvo en el debate constitucional, Euskadiko Ezkerra. A preguntas del portavoz del PNV, Benegas se declaró contrario a 'aventuras' para un nuevo estatuto y aconsejó 'prudencia', dado el clima actual y la falta de entendimiento entre los Gobiernos central y vasco. Por contra, valoró que el marco vigente contiene posibilidades 'inexploradas', como el artículo 150.2 de la Constitución, que permite la cesión de competencias del Estado a las comunidades autónomas.

También Rabanera y Vizcaíno apostaron por la estabilidad del marco actual y el primero advirtió incluso de que Álava se sentiría 'liberada' de su pacto con Guipúzcoa y Vizcaya si el nacionalismo altera el marco estatutario. Vizcaíno reclamó 'disipar dudas sobre la lealtad constitucional' para avanzar en el entendimiento y el autogobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de mayo de 2002