Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete ex consejeros del BBVA declaran que el fondo de pensiones compensaba sus salarios

Fanjul insinuó que Ybarra mintió cuando le dijo que Francisco González apoyaba el fondo

Siete consejeros del antiguo Bilbao Vizcaya (BBV) declararon ayer ante el juez Baltasar Garzón que el entonces presidente del BBVA, Emilio Ybarra, les dijo en febrero de 2000 que para compensar la pérdida sufrida en sus retribuciones tras la fusión con Argentaria, ocurrida el mes anterior, se les compensaría con un fondo de pensiones en la empresa American Life & Co. (Alico). Dicho fondo fue constituido el 27 de abril del citado año. Los siete consejeros, que comparecieron en calidad de imputados, negaron que hubieran sido utilizados como testaferros para la operación de Bancomer.

Este extremo contradice frontalmente la versión ofrecida por Emilio Ybarra al Banco de España en septiembre y noviembre de 2001, según la cual los fondos de Alico se utilizaron como provisión para hacerse con el control de la entidad bancaria mexicana Bancomer. Algunos de ellos, como Gervasio Collar, señalaron que Ybarra les indicó que el dinero podía ser usado para otros fines.

Los consejeros coincidieron en que el 21 de marzo de 2000, poco antes de que se iniciase el consejo de administración, el ex secretario del consejo del BBV, José María Concejo, les hizo llamar a un despacho, en la torre del paseo de la Castellana, y en presencia de un ejecutivo de Alico firmaron los documentos. Allí, según declararon, se enteraron de la cuantía del fondo, diferente para cada uno, y que dependía de las comisiones del banco en las que participaban, la antigüedad y tiempo que faltaba para que se jubilasen. Aunque de que las cantidades eran diferentes se han enterado mucho después, porque hablar de dinero en aquel momento, según explicaron, no era de buen gusto.

Lícito, pero sin contabilizar

Posteriormente, Concejo les remitió la documentación en la que se adjuntaba una carta del director general Luis Bastida, dirigida a Alico, en la que aseguraba, en un párrafo utilizado para este tipo de operaciones, que la procedencia de los fondos era lícita. La mayoría de los ex consejeros declaró que creía que los fondos estaban registrados en la contabilidad del banco.

Según fuentes jurídicas consultadas, Óscar Fanjul fue quien explicó con mayor detalle los hechos. El fiscal David Martínez le preguntó, como a todos sus colegas, si había firmado antes, durante o después del consejo del 21 de marzo la póliza de Alico. Fanjul contestó que le tocó firmar mientras se desarrollaba la sesión del consejo. Al explicar el origen de la operación, recordó que Ybarra le llamó un día a su despacho y le informó de que había hablado con el copresidente del banco, Francisco González, con quien, según Ybarra, acordó que la retribución a los antiguos consejeros del BBV se haría con el fondo de pensiones.

Más tarde, explicó Fanjul, a final del año 2000, Ybarra le volvió a citar. A solas, el entonces presidente le explicó que tenía que devolver el fondo, porque, según le dijo Ybarra, González no había conocido esta operación ni la había aprobado. En ese momento, según Fanjul, Ybarra le puso al corriente de que existían ciertas irregularidades contables en relación con el origen del dinero utilizado, puesto que se trataba de fondos que no figuraban en los balances del banco. Le añadió que además de devolver el fondo, había que regularizar la situación y que se informaría al Banco de España sobre ello, lo que le tranquilizó.

Gervasio Collar sostuvo que Ybarra le dijo que no podía disponer del fondo, como así hizo y tanto Eduardo Aguirre como Javier Aresti precisaron que fue Ybarra quien les llamó para que devolvieran el fondo. Aguirre precisó que fue Mario Fernández quien le pasó un papel que firmó, para la devolución.

Plácido Arango dijo que en una reunión en noviembre de 2001 en la que estaban la mayoría de consejeros procedentes de BBV, les habló de los fondos, de su origen extracontable, de Bancomer y de la carta que envió al Banco de España. Tanto Arango, como Ramón de Icaza o Luis Lezama sostuvieron versiones parecidas a las de los anteriores comparecientes.

Todos ellos negaron conocer Sharington o los trust de Jersey hasta por lo menos septiembre de 2001. Únicamente Collar declaró que Ybarra le había comunicado la operación de compra de acciones de Argentaria, y aunque a él no le pareció bien, tampoco lo discutió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de mayo de 2002