Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUECIA | GRUPO F

Un equipo variado y variable

Embalado como va desde la fase de clasificación, en la que no concedió ni una derrota ante contrarios como Turquía y Eslovaquia, el equipo que codirigen Tommy Soederberg y Lars Lagerbaeck parecería transitar por la vía de los que compitieron por el título en los Mundiales de 1950, 1958 o 1994. Ocurre, sin embargo, que igual no supera ni la primera fase en su novena participación, a tenor de los adversarios que le han tocado en el arranque: Nigeria, Argentina e Inglaterra, aunque los ingleses no ganan a los suecos desde hace 34 años.

Suecia tiene un futbolista de garantías por cada línea. El barcelonista Andersson, ex campeón europeo con el Bayern Múnich, ya recuperado de una lesión que le ha apartado del equipo en el último tercio de la temporada, lidera la defensa con acierto por su gran experiencia -94 partidos- y excelente sentido táctico. Svensson, del Southampton, le da creatividad y llegada a la línea de medios. Y Larsson, del Celtic de Glasgow, bota de oro el año pasado, garantiza goles a sus 31 años. Futbolista con un variado juego de ataque y un buen remate, Larsson, ex jugador del Feyenoord ha encontrado un buen compañero ofensivo en Allback, del Heerenven, sustituto de Andersson.

Una vez garantizada la línea de vida del equipo, un futbolista se presenta como garantía de éxito: Ljungberg, jugador muy versátil y que ha completado una excelente campaña en el Arsenal, el mejor equipo esta temporada en la Premier League. Al fin y al cabo, siete de los titulares de la selección sueca actúan en Inglaterra o Escocia. A destacar igualmente la incorporación del delantero Ibrahimovic, del Ajax, uno de los más noveles del grupo, así como la aportación de Mellberg, actualmente en el Aston Villa.

Sin llegar a practicar la autogestión, la opinión de los jugadores más veteranos tiene un peso muy importante en los técnicos, un dúo que igualmente se ha ganado la confianza de los dirigentes pese a su fracaso en la pasada Eurocopa.

Soederberg y Lagerbaeck trabajan ahora con humildad y éxito, aun cuando se les reprocha jugar demasiados partidos con el freno de mano echado. No es extraño, por ejemplo, ver cómo Suecia alinea a dos centrales como falsos laterales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de mayo de 2002