Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Giro de Italia | CICLISMO

Hamilton, otro secundario a escena

Autodescartadas las figuras por probenecid y cocaína -en una palabra, por dopaje-, en el Giro sólo queda sitio para los ciclistas de reparto. El alemán Jens Heppner, el líder, lo es, por mucho que se aferre a su maglia rosa como una lapa. Aguantó en el llano, resistió en la montaña y, ayer, también se defendió en la contrarreloj de 30 kilómetros de Numana, a orillas del Adriático. Quedan seis días de carrera -hoy toca traslado y descanso- y en el Giro todavía manda un secundario.

Tyler Hamilton, el ganador de la contrarreloj, es de sobra conocido por ser el guardaespaldas de Lance Armstrong, la mano derecha en los dos primeros Tours del texano. Hasta que el ayudante ha encontrado la oportunidad de asegurarse un retiro dorado con los daneses del CSC. Ahora vuela solo y, aunque no ha dejado de ser lo que fue, en este Giro también hay sitio para él. Ganó a los especialistas, como Gontchar, y a quienes se las daban de favoritos, como Casagrande, pésimo ayer, y Frigo. También al sorprendente Cadel Evans, que ha cambiado las ruedas de tacos de la bicicleta de montaña por el asfalto. Hamilton ha quitado el tercer puesto a Escartín, obsesionado con los Dolomitas para recuperar el sitio perdido.

Hay 15 corredores en un pañuelo, aspirantes al podio, y entre ellos dos españoles, dos tipos regulares como Aitor González -sexto en la general, tras una digna quinta posición en Numana- y Juanma Gárate, el ex gregario de Simoni. Así es este Giro. Una carrera protagonizada por actores de reparto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de mayo de 2002