Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas marchan contra la ley educativa en Valencia y Alicante

'El fracaso no es de la escuela, sino de quien no invierte', según las APA

Cerca de 10.000 personas (la mitad, según la Policía Nacional) se manifestaron ayer por el centro de las ciudades de Valencia y Alicante en protesta por la reforma educativa que prepara el Gobierno central, cuyo documento Bases para una Ley de Calidad supone 'acabar con la democracia en el sistema educativo y reducir el número de alumnos que podrán continuar estudiando después de la educación obligatoria', según el manifiesto por Una educación de calidad para todos firmado por todas las organizaciones que integran la Plataforma en Defensa de l'Ensenyament Públic al País Valencià.

Encabezada por los dirigentes de CC OO, UGT, STEPV y la Federación de Padres de Alumnos Gonzalo Anaya de Valencia, y seguida por los secretarios generales de los cinco partidos de la izquierda y el arco progresista, entre los que estaban el socialista Joan Ignasi Pla y Pere Major, del Bloc, la marcha culminó con una parodia de examen de reválida que le valió un puñado de 'calabazas' a la ministra de Educación, Pilar del Castillo.

Simultáneamente, en Alicante, por primera vez todas las asociaciones de padres y madres de alumnos adscritas a las dos federaciones, la 'Enric Valor' y la 'Gabriel Miró', marcharon juntas desde la sede territorial de Educación hasta la sede de la Generalitat Valenciana. Todos los partidos de izquierda y sindicatos reprodujeron el mismo esquema de unidad pactado en Valencia esta semana y animaron a la sociedad a no dar 'ni un paso atrás contra la reforma del PP' y reafirmaron un sonoro 'sí a la huelga general'.

Tras un cálido homenaje de las APA hacia quien es considerado referente del movimiento de renovación pedagógica en la Comunidad Valenciana, el pedagogo Gonzalo Anaya -que a sus ochenta años largos acudió a la concentración de Valencia detrás de la bandera republicana-, el actor y cuentacuentos Joanvi Cubedo, más conocido como el tío Vicent, y el escritor Toni Cucarella, prosiguieron con la lectura del manifiesto en el que se recuerda cómo fue el ministro franquista Villar Palasí -autor de la reforma educativa de la última etapa de la dictadura- el que aseguró que 'el objetivo de la implantación de la reválida era impedir que los hijos de los obreros llegaran a la Universidad'.

La referencia a esta prueba del franquismo recuperada ahora en el proyecto de Ley de Calidad resume de manera gráfica la preocupación de padres, profesores y alumnos respecto al modelo educativo del PP, que recupera la reválida al final de la etapa educativa, reduce las competencias de los Consejos Escolares, consolida un cuerpo de catedráticos de secundaria y se propone reimplantar el nombramiento de los directores y de la asignatura de religión. 'El fracaso no es de la escuela, sino de quien no invierte', afirman las APA valencianas, frente al diagnóstico del Gobierno, que atribuye el 25% de fracaso en escolar a la anterior reforma socialista, mientras -subrayaron- desinvierte en educación, pasando del 4,9% del PIB del 1993 al 4,5% actual.

Este diagnóstico es compartido por unanimidad por todos los partidos de izquierda y del arco nacionalista progresista que secundaron ayer las dos manifestaciones, con la presencia notoria de dirigentes y aspirantes a liderar las listas del PSPV en las próximas municipales como los aspirantes a la alcaldía de Alicante Carmen Sánchez Brufal y Blas Bernal, y Ana Noguera en Valencia. También estaban todos los portavoces de Educación de las Cortes, Ramón Cardona, por EU; el socialista Baltasar Vives, el secretario de Esquerra Verda, Joan Francesc Peris, y miembros del Bloc, junto a los secretarios generales de CC OO, Manolo Picó; Fete-UGT, Gonzalo Castillo; y del STEPV, Vicent Mauri y Vicent Esteve.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de mayo de 2002