Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

Francisco González ante Garzón: 'Ybarra estaba en una posición ya definitiva de mentir'

La declaración ante el juez del presidente del BBVA revela la tensión en el seno del banco

Francisco González, presidente del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), hizo el pasado 25 de abril ante el juez Baltasar Garzón una crónica de la resistencia presentada por Emilio Ybarra en el momento de confesar la historia de las cuentas secretas del antiguo BBV y de los fondos de pensiones autoconcedidos, en marzo de 2000, a sí mismo y a otros 21 consejeros procedentes de la citada entidad, con cargo a las cuentas ocultas y cuando el BBVA ya llevaba dos meses de vida. González convive con Ybarra y con el flujo parcial de los secretos, en medio de 'sospechas e indicios' durante 14 meses. La crónica de esa convivencia es despiadada. González subraya los silencios de Ybarra, pero también habla de 'su posición definitiva de mentir, claramente de mentir'. Al mismo tiempo, González ha pintado la batalla por el poder que latía después de la fusión, a finales de enero de 2000, entre el BBV y Argentaria. Durante toda la convivencia entre González e Ybarra y entre ambos y las cuentas secretas y los pagos a consejeros, como se refiere González a los 22 fondos de pensiones, nunca se llevó el asunto a la Comisión Delegada Permanente ni al Consejo de Administración del BBVA. Según explica González, le pareció 'más oportuno hablar con el Banco de España'. ¿Por qué? 'Si se plantea un consejo para este tema y se actuaba como se debía actuar, que es pedir responsabilidades y empezar con un informe, eso no hubiese prosperado porque habría probablemente mayoría de que eso no se tocara'. A continuación se reproducen algunos pasajes de la declaración de González ante el juez.

'Emilio, le vas a mentir al regulador (Banco de España) y eso me parece gravísimo

'Presidente, no te puedo decir nada más, pero hay pagos a consejeros'

El juez instructor. ¿Cuándo tiene usted conocimiento de que existen determinados fondos en el extranjero?

Francisco González. A mediados de septiembre de 2000. Emilio Ybarra, al final de una reunión me dice: 'Mira, Paco, te quiero decir que hay una cuenta fuera de la contabilidad del banco que viene del año 1987, como consecuencia de la fusión entre el Banco de Vizcaya y el Bilbao'. Yo me quedo mirando y me dice: 'Bueno, es una cuenta que tiene varios miles de millones, los apoderados son Rodolfo Molinuevo y Luis Bastida'. Yo sigo esperando y no dice nada más...

P. ¿Por qué le cuenta el señor Ybarra esto?

R. No lo sé, no lo sé. Tengo mis pensamientos, no lo sé. Probablemente porque Emilio se da cuenta que tarde o temprano eso tiene que salir...Yo tenía relación muy buena con él al comienzo de la fusión. Esto ya es especulación. A lo mejor, creyó que yo no iba a exigir... no lo sé. O a lo mejor creyó que como consecuencia de unas investigaciones que estaba haciendo Su Señoría [se refiere a las diligencias que el juez Garzón llevaba adelante en relación a BBV Privanza Jersey] precisamente en aquella época, y tarde o temprano yo lo tendría que saber. No lo sé...

P. ¿Qué le dice exactamente?

R. Que hay una cuenta fuera de España, de varios miles de millones y nada más. Y yo le digo: Oye, mira, la cuenta hay que reintegrarla de inmediato al banco. Porque era una situación absolutamente irregular.

P. ¿Qué sucede después?

R. Pasan dos, tres, cuatro semanas, un mes. Era una situación complicada en una época de copresidencia, con algunas tensiones, porque, claro esto era como una bomba, ¿no? Le dije a Emilio: 'Oye, por cierto, aquella cuenta que me has comunicado, todavía no tengo noticias de que se haya tomado una medida del banco para limpiar'. El señor Ybarra dijo: 'No, no te preocupes, déjame'. Fue una actitud bastante evasiva. Entre el 10 y el 15 de diciembre de 2000, en una reunión le digo: 'Mira, Emilio, ya ha pasado mucho tiempo. No vemos ningún movimiento para limpiar estos fondos...Yo le exijo que venga Luis Bastida. Entonces, viene y dice que hay una cuenta en Suiza. Como Ángel Cano [ejecutivo de Argentaria] viene a la reunión [digo] os váis a Suiza para regularizar la situación. Y eso es lo que se acuerda. Pasan las Navidades, se desplazan a Suiza los dos y después tenemos una reunión. Ángel Cano nos explica el importe exacto, 33.000 millones, que había en la cuenta de la Fundación Amelan [Liechtenstein] En esa reunión, que fue el 27 ó 28 de diciembre, noto que Ybarra de alguna forma quiere cambiar la posición y muestra una reticencia a traer esa cuenta. Digo: 'Hombre, oye, no estamos hablando de traerla en cuatro meses, esto no es negociable. Tiene que venir y punto.' Cuando se termina la reunión y salimos, Mario Fernández [director de Asuntos Legales del BBVA] me dice: 'Bueno, porque en esta reunión...'. Yo pregunto: '¿Hay algo raro que no sepamos hasta ahora?'. Dice: 'No, no no hay nada raro'. Digo: hay algo raro. Dice: No hay nada raro'. O sea, se veía algo... Entonces salimos al pasillo. Es un poco violento el tema. Y Mario Fernández me coge en el pasillo y me dice: 'Presidente, hay pagos'. Dice: 'Presidente, hay pagos'. Digo: '¿Qué? Vente a mi despacho'. Llamo inmediatamente a José Maldonado [secretario del consejo del BBVA], y digo: '¿Qué hay aquí? Mario Fernández dice: 'Presidente, no te puedo decir nada más, pero hay pagos a consejeros'. No me dice la cuantía ni en concepto de qué, ni dónde. Entonces yo inmediatamente hablo con Emilio, vuelvo al despacho, al cabo de hora o así después de hablar con Maldonado. Me parece gravísimo. Ya no sólo había una cuenta dormida sino unos pagos, que no se explicaban exactamente qué eran. Y hablé con Ybarra: 'Mira, esto hay que traerlo de inmediato'. Y se calla. Dice: 'Bueno, ¿de qué hablas?'. Le digo: 'Hombre, me acaba de decir Mario que hay pagos, me parece que a consejeros'. Ybarra no dice nada. 'Esto hay que traerlo de inmediato. La primera parte eran 33.000 millones y esto eran 3.500 millones o una cosa así. Total hacen 37.000 millones de pesetas. ¿Por qué Emilio no dice nada de esa segunda partida? No lo sé... Yo quedo con Emilio en no comentar nada con los consejeros de Argentaria. Le pedimos una entrevista al gobernador del Banco de España. Se la pido yo. Vamos los dos el 19 de enero de 2001. Emilio le explica al gobernador. 'Me encontré con una cuenta el año 87...Y le dice que hay dos partidas, una grande [los 33.000 millones ya habían reingresado en el BBVA] y otra pequeña que todavía no se había incorporado'. Para evitar el escándalo se intentó limitar la información hasta donde fuera posible. Ybarra sí quedó en hablar con cada uno de sus consejeros y yo quedé en informar más adelante a los consejeros de Argentaria. ¿Por qué? Porque si en ese momento sin tener un conocimiento total de los hechos se ponen encima de la mesa de un consejo de administración se producía una fractura tremenda. Porque había unos cuantos consejeros, no sé cuántos del BBV en una situación, vamos a decir, irregular, y no sabemos de qué altura; y unos consejeros de Argentaria que no tenían nada que ver con esto. La situación era insostenible.

P. ¿Hasta qué momento no le dice el señor Ybarra que los fondos de Alico [American Life & Co] estaban puestos a nombre de consejeros y cuál es su finalidad?

R. Pues no me explica nada, porque él siempre mantuvo este tema muy en secreto. Nunca quiso dar ningún tipo de documentación. Era Mario Fernández el que de vez en cuando hacía alguna alusión...Por supuesto que he tenido otros conocimientos, sospechas, indicios de que ahí había pagos, no sabía en concepto de qué. Pero fíjese, señoría, en octubre de 2001, Ybarra de repente, se desprende con una teoría, la de [el dinero de los fondos de pensiones era para] Bancomer [banco mexicano que el BBVA ya había comprado], y yo le digo: 'Yo pensaba que era un pago, ahora resulta que ya no es eso, ahora me dices que es un tema de Bancomer. Es insostenible'. Yo le decía: 'Emilio, por favor, di la verdad en todo esto, di la verdad de una vez porque estás mintiéndole claramente, le vas a mentir al regulador [Banco de España] y eso me parece gravísimo'.

En otro momento de la declaración, González afirma que cuando los servicios del BBVA elaboran, en septiembre de 2001, un informe para elevar al Banco de España, a requerimiento de éste último, previamente habla con los consejeros José Domingo Ampuero, Gervasio Collar, Eduardo Aguirre, y Luis María Ybarra.

P. Todas estas personas, ¿conocían la situación?

R. Lo conocían todo.

P. Cuando habla usted con ellos ¿demuestran conocimiento de la situación?

R. Sí, sí, de toda la situación...Lo que pasa es que en ese momento yo me doy cuenta que Emilio Ybarra está en una posición ya definitiva de mentir, claramente de mentir. Entonces, quería hacer llegar la opinión mía a los demás consejeros de que yo estaba dispuesto a secundar eso. Me parecía una actitud absolutamente increíble. Y le dije: 'Oye, mira, este informe yo no lo voy a firmar'.

La defenestración

En su declaración, Francisco González evoca el tema de las retribuciones de los consejeros.

'Los de Argentaria ganaban menos y los de BBV más. Entonces decidimos Emilio y yo, antes de febrero de 2000. Decidimos, oye a mí me parece que los consejeros del BBV cobren esa cifra, me parece que es alta. Tenemos que buscar una cosa intermedia. [José María] Concejo [ex consejero del BBV] estuvo mirando la cifra. Y se llegó a una cifra. Unos perdían algo y otros ganaban algo'.

González supo que Ybarra había dicho a algunos consejeros del antiguo BBV que contaba con su apoyo para compensar la rebaja de retribuciones tras la fusión vía fondo de pensiones, cosa que, sostiene, era falso. A mediados de diciembre de 2001, 'el Banco de España sabe muchísimas cosas ya ', explica González.

'El Banco de España no insinuó absolutamente nada de lo que yo tenía que hacer, ni nadie. Lo que sí el Banco de España puso de relieve era que el tema era grave, y que el banco [BBVA] tenía que responsabilizarse de esa situación. Yo, a la vista de eso, a la vista de lo que estaba pasando, tomé la iniciativa de pedir la dimisión a Emilio Ybarra y a Pedro Luis Uriarte, que la aceptaron porque la situación era insostenible'.

¿Hubo reticencias?, preguntó el fiscal David Martínez Madero. 'Bueno, estas cosas, ya sabe, no son fáciles, pero nos reunimos, les expliqué los motivos y ellos lo aceptaron'.

En cierto momento de la declaración, Garzón pregunta a González si ha hablado sobre el tema con las autoridades políticas, Ministerio de Hacienda, vicepresidente económico, Agencia Tributaria.

González dice: 'Nunca, con estos nunca. Nunca he tenido una reunión con autoridad política o con el Ministerio de Hacienda, excepto siempre con el gobernador y subgobernador. No sé si con el señor Rato ya después del informe del Banco de España en una multitudinaria conferencia. Hicimos algún comentario, pero vamos...'

Los pagos a la campaña de Hugo Chávez los conoció, asegura, por Mario Fernández.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de mayo de 2002

Más información