Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos exigen negociar con el jefe del Gobierno la reforma del paro

González ve más motivos ahora para la huelga general que en 1988

Los máximos dirigentes de UGT y CC OO dieron ayer la vuelta a la propuesta anunciada el viernes por el secretario general de Empleo, Juan Chozas, de reunirse de nuevo esta semana con los agentes sociales para salvar la negociación sobre la reforma laboral planteada por el Gobierno. 'Queremos que nos convoque José María Aznar en La Moncloa para explicarle por qué consideramos que su reforma es un claro recorte de los derechos de los trabajadores y por qué debe retirarla', respondió Cándido Méndez, secretario general de UGT, a la invitación de Chozas. 'Estamos hartos de estos artificios propagandísticos del Gobierno', afirmó José María Fidalgo, líder de CC OO.

Por su parte, el ex presidente Felipe González afirmó en Cádiz que cree que 'sin duda' existen más motivos ahora para una huelga general que cuando se convocó la que él tuvo que afrontar, el 14 de diciembre de 1988, por la introducción del contrato de aprendizaje. Además, González advirtió de que bajo la reforma del subsidio agrario (PER) subyace 'una operación de castigo [...] contra las comunidades que no son leales al régimen, aquéllas que consideran no adictas', informa F. Pérez Monguió.

No obstante, González precisó que los sindicatos no van a contar esta vez con 'el apoyo de la patronal', como en 1988, y defendió la postura que ha adoptado su partido en este asunto como una posición 'seria'.

Mientras tanto, Méndez y Fidalgo acudieron a Sevilla para explicar su posición sobre la reforma laboral a los presidentes de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, por ser las dos comunidades afectadas por el nuevo planteamiento del Gobierno sobre el subsidio agrario que cobran los jornaleros de ambas regiones, propuesta que también se incluye en la reforma.

Tras la reunión, los dirigentes sindicales mostraron ante los periodistas su indignación por la 'frívola informalidad', en palabras de Méndez, con la que el Ejecutivo central hizo pública su última convocatoria. 'A nosotros hasta ahora no nos ha llamado nadie para ninguna reunión', explicó.

Los líderes sindicales aseguraron no rechazar de partida ningún encuentro. Pero reclamaron un cambio de formato: 'Iremos si están el ministro de Trabajo y el ministro de Economía, pero creemos que se nos debe convocar en La Moncloa y debe estar presente Aznar', recalcó Méndez. Por su parte, el máximo dirigente de CC OO achacó la última propuesta del Gobierno para mantener una reunión antes del próximo jueves (día fijado para la convocatoria formal de la huelga general) a un 'enfoque perverso' que persigue atribuir a los sindicatos una actitud poco dialogante.

Chaves e Ibarra mostraron su 'coincidencia total' con los planteamientos de los sindicatos CC OO y UGT.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de mayo de 2002