EE UU y Rusia acuerdan reducir sus armas nucleares

Bush y Putin firmarán en Moscú el tratado de desarme

'Con este acuerdo, la guerra fría puede darse por terminada', aseguró ayer George Bush en el jardín de la Casa Blanca, donde anunció por sorpresa el fin de las negociaciones con Moscú. Aunque las dos partes anunciaron su intención de reducir las cabezas nucleares en dos tercios en su reunión de noviembre en Estados Unidos, los negociadores se habían estancado en la fórmula: Bush quería el almacenamiento; Putin, el desmantelamiento o destrucción. Finalmente, el subsecretario de Estado para Asuntos de Defensa y Seguridad, John Bolton, y el viceministro ruso de Exteriores, Gueorgui Mamédov, desbloquearon ayer en Moscú la negociación con una fórmula mixta: cada parte desmantelará o almacenará los arsenales retirados según su criterio. La fórmula no contentó del todo a los militares contrarios a las concesiones a Washington. Serguéi Ivanov, ministro de Defensa, declaró: 'Rusia no ha retirado sus objeciones con respecto a los planes de almacenar y no destruir parte de las ojivas', dijo el ministro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de mayo de 2002.