Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arganda aumenta la vigilancia policial para evitar ataques ultras

El alcalde sostiene que un grupo neonazi campa por la localidad

El Ayuntamiento de Arganda del Rey ha decidido aumentar la vigilancia policial para intentar evitar los ataques xenófobos y racistas efectuados por un grupo neonazi que actúa desde hace casi un año en la localidad, según su alcalde, Pedro Díez (PSOE). El regidor aseguró ayer que 'no le cabe la menor duda' de que el ataque a una iglesia evangélica rumana el pasado sábado fue obra de este grupo.

'No sé quiénes han sido los autores de las últimas agresiones, pero no me cabe la menor duda de que se trata de personas xenófobas y racistas que han desarrollado contra esta iglesia un programa de intimidación', explicó Díez. 'Primero les pintaron el local, luego les tiraron cócteles mólotov y ahora han prendido fuego a la iglesia. Se habla mucho de que les han robado el órgano que tenían e incluso hay quienes ven en este hecho que podría tratarse de un tema entre los fieles de este templo, pero creo que no hay duda de que se trata de un nuevo acto contra un centro frecuentado por rumanos', añadió el regidor.

Díez dijo estar 'muy preocupado' por la situación que vive Arganda, donde en el último año se ha producido un considerable aumento de acciones fascistas. 'Son un grupo de chavales jóvenes, más o menos organizados, pero que han sembrado el temor entre la población', asegura. La policía local de Arganda ha incrementado la vigilancia en la localidad a raíz de las últimas agresiones. 'Hemos reforzado sobre todo las patrullas de noche y fin de semana, que es cuando este grupo suele actuar', indica el alcalde.

Destrozos

Parte del mobiliario urbano de Arganda presenta las huellas del vandalismo de este grupo neonazi. 'Todas las marquesinas que tenemos en la ciudad han sido en alguna ocasión objeto de agresiones de estos vándalos. También nos han quemado los contenedores, incluso lo han intentado con los depósitos de basura que tenemos enterrados. Beben, y cuando están borrachos salen a la calle y lo mismo la toman con el mobiliario urbano que con los inmigrantes', subraya Pedro Díez.

Tras el incendio de la iglesia evangélica de la calle Camino del Sepulcro, el Ayuntamiento de Arganda ha intensificado también las investigaciones sobre este grupo neonazi y así ha descubierto, entre otras cosas, que se han producido varias agresiones más que hasta ahora no habían salido a la luz. 'Se trata de inmigrantes, en algunos casos sin papeles, que temen que una denuncia se pueda volver en su contra', señala el alcalde.

Por otra parte, el secretario de la Federación Socialista Madrileña, Rafael Simancas, instará al Ayuntamiento, a la Asamblea de Madrid y al Gobierno regional a que tomen medidas a corto, medio y largo plazo para erradicar las manifestaciones de violencia xenófoba como las acontecidas en los últimos días en la capital. 'Son agresiones distintas pero con un fondo común: la intolerancia, el racismo y la xenofobia protagonizadas por energúmenos que comparten valores intolerantes que tenemos que erradicar', dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de mayo de 2002