Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía detuvo en febrero al acusado del triple crimen de Vallecas por vender recetas sanitarias robadas

El único detenido como presunto autor del triple homicidio de Puente de Vallecas, Miguel Ángel Navarro Acosta, de 34 años, fue ya arrestado el pasado febrero por agentes del Cuerpo Nacional de Policía. Entonces le fueron decomisados talonarios de recetas falsas y con tampones de médicos de centros de salud del distrito, según fuentes policiales. Las primeras pesquisas apuntan a que Navarro Acosta asesinó el pasado sábado en Vallecas a una pareja de toxicómanos en rehabilitación y a su bebé tras una pelea con la pareja por el precio de unas recetas sanitarias robadas. Según esta hipótesis, los dos adultos asesinados, José Modesto Hernández Volado, de 36 años, y María José Gabarri Jiménez, de 32, que estaban en tratamiento con metadona, habían acudido al domicilio de Navarro para comprarle recetas y adquirir con ellas tranquilizantes. Horas más tarde, la pareja y su bebé de un año fueron hallados semicalcinados en el soportal del inmueble.

La comisaría de Puente de Vallecas recibió a principios de este año diversas denuncias por robos en centros de salud del distrito. Los objetos sustraídos siempre eran los mismos: talonarios de recetas para pensionistas sin rellenar y sellos de los facultativos. Los agentes montaron un dispositivo de vigilancia y lograron arrestar en la calle a Navarro Acosta, que fue puesto finalmente en libertad por el juez de guardia y continuó vendiendo recetas, según la policía.

La juez que investiga el triple asesinato de Vallecas decretó la noche del pasado lunes el ingreso en prisión de Navarro Acosta. Éste no prestó declaración, ya que se encontraba 'anímica y psíquicamente mal', según su abogado. 'La juez decidió no forzarle a que declarara, ya que estaba bajo un fuerte shock', apostilló.

Fuentes judiciales añaden que el detenido dijo que tenía 'un lapsus de memoria'. Sólo recordaba que la pareja de ex toxicómanos acudió con su bebé a su domicilio para comprar talonarios de recetas. 'Contó que hubo un forcejeo y una disputa', agregaron estas fuentes, que descartaron de nuevo más detenciones. La policía considera que el caso está cerrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de mayo de 2002