FESTIVAL DE MÁLAGA

Patricia Ferreira indaga en los arquetipos del cine negro

La segunda película de Patricia Ferreira, El alquimista impaciente, basada con fidelidad en la novela homónima de Lorenzo Silva, adquirió, tras su estreno ayer en el Festival de Málaga, la condición de ser una de las favoritas para el palmarés final. Protagonizada por un elenco de actores muy solvente, donde destacan Roberto Enríquez, Ingrid Rubio, Adriana Ozores y Miguel Ángel Solá y donde hace su primera aparición 'en cine convencional' el actor de cine porno Nacho Vidal, El alquimista demuestra varias cosas. Ante todo, la querencia de la cineasta por el universo del cine negro; y también algo más importante: la consolidación de una mirada femenina que enriquece la materia narrativa de manera considerable.

El filme cuenta una anécdota aparentemente banal -la muerte del ingeniero de una central nuclear en posición poco honesta-, que toma entidad a medida que se suceden crímenes y complicaciones. Narrada con oficio y dominio de las claves del género, el filme presenta un segundo nivel de anécdota, donde se encuentra lo mejor: la pudorosa relación entre el sargento encargado de la investigación (Enríquez) y su atractiva ayudante, encarnada por Ingrid Rubio. Es en la incertidumbre del hombre, en las vacilaciones de su actitud, en sus celos, donde se descubre una mirada original sobre los arquetipos más manidos del género, una vuelta del revés de la habitual sagacidad del investigador por encima de toda contingencia.

La propia Ferreira reconoció ayer que es en esa capacidad que ya poseía la novela de Silva de 'penetrar en varios niveles al mismo tiempo y ofrecer una mirada de la sociedad española actual' donde quedó atrapada con la historia. ¿Es entonces la sociedad española tan naturalmente corrupta como muestra el filme? 'Cuando la realidad te asalta te das cuenta de que todo es mucho peor de lo que imaginas', afirmó Ferreira. 'En la sociedad occidental es claro que el principal valor es el dinero y conseguirlo de cualquier forma', añadió la directora, para quien su película es fundamentalmente 'una historia de amor'. El filme, producido por Gerardo Herrero, Eduardo Campoy, Pancho Casal y Pablo Bossi, se estrenará con 80 copias el 17 de mayo.

Previsible

Asimismo, se presentó a concurso Mi casa es tu casa, debú en la dirección del suizo (hijo de españoles) Miguel Álvarez. Bien fotografiada, interpretada por una actriz de gran belleza, Fanny Gautier, y con una anécdota a la que cuesta conceder crédito, diluye su interés entre hermosos paisajes de la Costa Brava, buenos sentimientos y una previsibilidad apabullante.

Por último, anoche, el montador José Salcedo recibió el Premio Ricardo Franco que anualmente otorga el festival en reconocimiento a la trayectoria profesional, en una gala presentada por Carmen Maura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 30 de abril de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50