Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendido el fiscal jefe balear tras las quejas de sus compañeros

Jesús Cardenal estudiará su traslado a otra fiscalía

El fiscal jefe de Baleares, Antonio de Vicente Tutor, fue suspendido ayer en sus funciones a consecuencia de un expediente disciplinario abierto contra él tras una denuncia de todos los fiscales de Palma de Mallorca, Ibiza y Mahón en la que se quejan de falta de corrección en el trato. Fuentes fiscales aseguraron que el relevo no tiene que nada que ver con los casos judiciales que afectan al ministro Jaume Matas.

La suspensión de funciones de Antonio de Vicente Tutor le fue comunicada ayer a través del teniente fiscal de Palma de Mallorca, Ladislao Roig, quien se hizo cargo de la jefatura de la fiscalía. La decisión fue adoptada personalmente por el fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, que estimó una propuesta de la Inspección en ese sentido.

Antonio de Vicente Tutor se mostró 'dolido y sorprendio' por la decisión, según explicaron ayer a este periódico sus colaboradores. El fiscal jefe de Baleares se enteró de la queja de sus compañeros cuando el inspector le comunicó la apertura del expediente.

Fuentes de la Fiscalía del Estado negaron que la decisión supusiera una represalia por la reciente petición del fiscal jefe balear de imputación del ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, por supuesto delito electoral y malversación de fondos en el caso Formentera.

Distintos compañeros de Antonio de Vicente Tutor indicaron que en la Fiscalía de Baleares existía un fuerte malestar desde hace tiempo por el trato personal que el fiscal jefe deparaba a sus subordinados, y que desembocó en una denunciad de todos los fiscales.

La denuncia dio lugar a la apertura de un expediente disciplinario por una posible falta muy grave del artículo 62.2 del Estatuto del Ministerio Fiscal, que sanciona la conducta irregular que comprometa la dignidad de la función fiscal.

Todos los fiscales de Palma de Mallorca, además de uno de Ibiza y otro de Mahón, desplazados a Palma para declarar en el expediente, ratificaron los extremos de la denuncia. El caso llegó a Jesús Cardenal con la propuesta de suspender cautelarmente a De Vicente Tutor hasta tanto se resuelva sobre su remoción (traslado) y Cardenal dio ayer luz verde a la medida.

Organismo consultivo

El expediente propone también la remoción del fiscal jefe de Baleares según el trámite previsto en el Estatuto de los fiscales. Los fiscales jefes pueden ser removidos por el Gobierno a propuesta del fiscal del Estado, que debe oír previamente al Consejo Fiscal. Éste organismo consultivo ha sido ya convocado para estudiar el caso, el próximo 14 de mayo.

Distintos fiscales significaron ayer que, al igual que toda la plantilla respaldó unánimemente la petición de De Vicente para que Matas fuese llamado a declarar ante el Tribunal Supremo en calidad de imputado en el caso Formentera, también había reclamado el relevo de Tutor en la fiscalía por el trato personal que daba a sus subordinados. Según estas fuentes, a menudo las simples discrepancias profesionales eran llevadas al terreno personal por el fiscal jefe, y desembocaban en expresiones vejatorias para algunos fiscales.

No obstante hasta ahora se había ido dilatando el asunto, en parte por un cierto afecto hacia la persona del fiscal y en parte para evitar relacionar su suspensión con los dos casos contra el ministro Matas que llevaban los fiscales de Baleares.

La gota que desbordó el vaso, sin embargo, cayó el pasado 5 de abril, durante una junta de la Fiscalía. El fiscal del caso Vitel, supuesto espionaje electrónico al PSOE por parte del Gobierno balear del PP, fue gravemente descalificado por el fiscal jefe y quedó constancia en acta de una expresión despectiva de éste. En otras ocasiones había acusado a algún miembro de la plantilla de 'traidor', de 'falsario', o de intentar 'desprestigiarle'.

La situación había llegado a tal punto, según las fuentes consultadas, que nueve auxiliares de la fiscalía habían pedido el traslado a otros destinos. Los fiscales concluyeron que ya no era la persona adecuada para seguir al frente de la Fiscalía. Antonio de Vicente Tutor, fiscal de talante conservador llevaba 16 años al frente de la Fiscalía de Baleares, donde había acusado por supuesta corrupción a significados dirigentes del PP, entre ellos al ex presidente balear, Gabriel Cañellas, que dimitió por el caso Sóller.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de abril de 2002