Los agricultores de Tarragona pactan la suspensión de las patrullas rurales

Los agricultores del Camp de Tarragona han decidido dar un margen de confianza a la subdelegación del Gobierno central y han suspendido temporalmente las patrullas rurales nocturnas iniciadas la semana pasada para denunciar el incremento de los robos en el campo.

El acuerdo se fraguó en el transcurso de la reunión que mantuvieron ayer por la mañana en Tarragona representantes del sindicato agrario Unió de Pagesos (UP) y el subdelegado del gobierno, Ángel Sagardoy.

La Administración central se comprometió ante el sindicato a impulsar algunos aspectos del Plan de Seguridad Rural, que permanece paralizado desde su aprobación, hace cuatro años, como la posibilidad de que los payeses puedan denunciar los robos en los ayuntamientos.

Además de la necesidad de reactivar este plan, UP alertó del 'abandono y dejadez de funciones de la Guardia Civil' ante el futuro despliegue de los Mossos d'Esquadra en la zona y reclamó al subdelegado un mayor número de efectivos policiales y que se dirijan las investigaciones a las redes de distribución de las cosechas y los objetos robados, según el coordinador territorial del sindicato, Salomó Torres.

El dirigente del sindicato reiteró que las patrullas de la semana pasada pretendían denunciar esta situación con una acción 'intermitente en zonas muy concretas', que podría repetirse dentro de un mes si la Administración no toma medidas efectivas contra los robos.

Por su parte, Sagardoy, que anunció su visita la semana que viene a algunas de las zonas rurales más afectadas por los robos, se comprometió a impulsar una 'presencia más humana y una aproximación a la sociedad' de la Guardia Civil en las zonas afectadas.

Los payeses de las comarcas del Alt Camp y del Tarragonès llevaban desde el pasado martes recorriendo los caminos en patrullas organizadas para denunciar la situación de inseguridad en la que se encuentran y para exigir a la subdelegación del Gobierno la puesta en marcha del Plan de Seguridad Rural que pactaron hace cuatro años.

Robos en masías y cosechas

Los agricultores recuerdan que durante el invierno es común que los delincuentes entren en las masías y roben desde aperos de labranza hasta motocultores, mientras que en verano los robos principales se centran en las cosechas y algunos son de gran envergadura, informa Lali Cambra.

UP reclama que en verano no todos los efectivos de la Guardia Civil se destinen a las zonas turísticas y que los agentes patrullen en invierno los caminos rurales, puesto que en muchas ocasiones el agricultor trabaja solo y es una víctima fácil para el robo.

Las quejas de los payeses se han venido a sumar a la realizada últimamente por diferentes sectores y ciudades de la provincia de Tarragona por la falta de medios y efectivos con los que opera la Guardia Civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de abril de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50