Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Flores para la hija del alcalde

Los municipales 'salvaguardan' la boda familiar de Álvarez del Manzano

El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, pudo ayer llevar a su hija Mónica al altar a las ocho de la tarde, en la basílica pontificia de San Miguel, sin que los descontentos integrantes del Cuerpo de Policía Municipal de Madrid le estropearan tan señalado día como habían amenazado.

La Unión de Policía Municipal (UPM) envió ayer por la mañana a la novia un ramo de flores de iris y margaritas con una nota en el que se gastaron 50 euros. En la nota que acompañaba el obsequio comunicaron que no pensaban realizar ningún acto de protesta. Las flores eran 'azules, por el color del uniforme, y blancas, por el enlace', explicaron. La decisión de UPM de no reventar la boda se debió a que, según ellos, lo único que han pretendido es que 'nuestro alcalde y la ciudadanía de Madrid comprendan los problemas que los policías padecen'. 'Nadie mejor que nosotros, por nuestra condición de policías, conoce lo importante que es salvaguardar la privacidad de las familias', subrayaron.

A la boda asistieron, entre otras, la esposa del presidente del Gobierno, Ana Botella, la presidenta del Congreso, Luisa Fernanda Rudi, la del Senado, Esperanza Aguirre, el ministro de Defensa, Federico Trillo, y el presidente del PP en el País Vasco, Jaime Mayor Oreja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de abril de 2002