Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Primeras colas para el Artium

Miles de personas participaron en la apertura al público del museo vitoriano

Cuando Antonio Fernández de Quincoces llegó ayer al Artium a las 14.45, todavía no se había terminado la recepción matinal a la que habían acudido 400 notables de la vida alavesa para celebrar la inauguración junto al rey Juan Carlos. Antonio Fernández de Quincoces fue ayer el primer visitante que entró en el nuevo museo de arte contemporáneo de Vitoria.

'El edificio me ha gustado y, por lo que he visto de las exposiciones, hay un nivel muy alto. Pero quizás hubiera preferido que el Artium estuviera ubicado en la zona residencial de Vitoria, como lo están los museos en otras ciudades que he visitado', explicó este jubilado, representante fiel de la mayor parte de quienes acudieron en la primera jornada de puertas abiertas de museo.

Le siguieron otros jubilados, grupos de amas de casa y jóvenes, estudiantes y parados, como Leire Herrero y Marian Ortiz de Apodaka. Ambas disfrutaban con los comentarios de los más mayores ante la obra de John Isaacs, A necessary change of heart, pieza que recrea un cadáver en descomposición. 'Lo que más nos ha gustado es la exposición Melodrama, hay algunas obras muy divertidas, como The closet, de Liza Lou o Heidi de Sue de Beer y Laura Parnes', comentaron.

Las primeras horas de puertas abiertas depararon una entrada a la altura de la colección que se exhibe. A las 17.15 habían pasado 1.300 personas y el flujo fue constante a lo largo de la tarde, formándose las inevitables colas. Eso sí, aunque la distribución del museo es sencilla, el público tardó en descubrir la sala Este alta, en la que se exhibe La mirada ajena, una selección de retratos fotográficos de la colección Ordóñez-Falcón. Aunque, sobre el papel, era la exposición más digerible por el gran público, los visitantes prefirieron disfrutar de la las obras de la colección permanente.

Lo mismo había hecho por la mañana el Rey, en su visita guiada por el diputado de Cultura, Pedro Sancristóval. Fue un recorrido didáctico por lo más granado del arte español contemporáneo, que precedió a un lunch que don Juan Carlos compartió con l el lehendakari, Juan José Ibarretxe, el presidente de la Diputación de Álava, Ramón Rabanera, la ministra de Cultura, Pilar del Castillo, y decenas de invitados de la vida social, política, económica y cultural vasca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de abril de 2002