Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallado en un piso de ETA en Lyón el activador de una bomba oculto en un paquete de tabaco

La División Nacional Antiterrorista francesa ha registrado dos apartamentos en Lyón que fueron ocupados por al menos cinco miembros de ETA, entre ellos el que fuera miembro de los comandos Donosti y Madrid Alberto Rey Domerq, Beto. La policía halló en una de las casas una cajetilla de tabaco que contenía 'un artefacto iniciador de fuego', según la definición de los agentes franceses.

Las fuentes consultadas indicaron que, a falta de un análisis definitivo, aún no está claro si era una bomba-trampa compuesta por un detonador (una especie de petardo de gran potencia que inicia la explosión de una carga) o un aparato de control remoto para activar bombas.

Los dos céntricos apartamentos fueron registrados el miércoles y el jueves, después de que el dueño de uno de ellos avisara a la policía de que no le pagaban la renta. Posteriormente reconoció en una foto a Beto como la persona que lo alquiló. El etarra fue detenido el 23 de enero pasado en una carretera del sur de Francia y en su poder se hallaron planos del Ayuntamiento de San Sebastián. El piso, alquilado en enero de 2001, fue abandonado por esas fechas.

El ministro del Interior, Mariano Rajoy, precisó que en las viviendas fueron intervenidos 'documentos y ordenadores' de la banda y destacó el hecho de que los pisos hayan sido localizados en Lyón 'tan lejos del País Vasco'. En las casas, además, fueron hallados teléfonos móviles, documentación y 'un paquete de cigarrillos dotado de un sistema de iniciación de fuego'.

Las fuentes de la lucha antiterrorista consultadas no disponían ayer de información precisa sobre lo que ocultaba la cajetilla de Marlboro. Por ello, y hasta conocer los informes de la policía francesa, no descartan ni que sea un mando a distancia, camuflado para no llamar la atención ni una bomba trampa, compuesta por un detonador, una pequeña carga explosiva que se activa eléctricamente y que hace estallar por simpatía la carga en la que ha sido introducida. Un artefacto similar fue intervenido a ETA en 1993. Los agentes también hallaron en el garaje de una de las casas un coche Ford Sierra robado y con las matrículas falsificadas.

Terrorista encarcelado

Mientras, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ordenó ayer el ingreso en prisión de Aitor Soto Blanco, detenido el pasado martes como uno de los supuestos informadores del comando Donosti, por colaboración con banda armada y conspiración para asesinar a tres o cuatro agentes destinados en la Comisaría provincial de San Sebastián y concejales del PP y del PSE.

El juez considera que Soto dio datos a los liberados Unai Bilbao e Iñaki Bilbao, en la cárcel bajo la acusación, entre otras, de haber asesinado al edil Juan Priede, y de haber captado a jóvenes para integrarse en ETA y de buscar un piso para la banda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de abril de 2002