El PP de Cádiz ataca con dureza al librero que censuró la tasa de cultura

Los populares instan a los que critican a presentarse a las elecciones

Pedro Ribera es el propietario de las librerías Quorum y Cuentum de Cádiz. Es un empresario que se 'atrevió' hace dos días a criticar la política cultural del Ayuntamiento de Cádiz, gobernado por Teófila Martínez, a raíz de que le cobrasen una tasa por ocupar la vía pública tras colocar, en el Día del Libro, unas mesas a las puertas de sus locales para fomentar la lectura. Sus críticas fueron contestadas de inmediato por el gobierno del PP con un ataque personal a su independencia.

En un comunicado de prensa, los populares se preguntan qué 'motivaciones políticas tiene (el librero) para montar este escándalo'. Asimismo, el PP insta a 'quien quiera hacer política que se presente a las elecciones y asumiendo todas las consecuencias'. 'No es de recibo que para pedir dinero y colaboración al Ayuntamiento sea alguien un empresario independiente y para pagar una tasa de 18 euros el gran defensor de la cultura', concluía la nota.

Ribera no salía ayer de su asombro. 'Es indignante que se intente desacreditar al ciudadano que exprese una opinión o una crítica. Es una ofensa porque no entiendo que el PP, además de querer cobrar también un peaje a la cultura, sostenga que para opinar es necesario presentarse a las elecciones'.

Este librero recibió el apoyo de colegas de profesión, partidos políticos y el presidente de la Diputación de Cádiz, Rafael Román, del PSOE. 'La ciudad de Cádiz es de los gaditanos y no del PP, que ha actuado de una manera miserable, que no es propia de un gobierno democrático, sino de uno que no respeta las libertades y que es del peor de los gustos y paladares', dijo.

Este episodio no ha sorprendido a los partidos, que recuerdan la agria reacción del PP ante cualquier político o colectivo que ofrezca una visión discrepante sobre el PP y su gobierno. En la memoria perduran algunos insultos personales. Martínez se mofó de la estatura física de Román; llamó al portavoz del PA, Julio Braña 'animal, tiburón, cobarde y sinvergüenza'. El senador y teniente alcalde, José Blas Fernández llegó a tildar de 'mamporrera' a la anterior portavoz socialista, María de la O Jiménez. Poca cosa comparado con lo que ha tenido que escuchar el presidente andaluz, Manuel Chaves. Según Martínez, es 'un opresor, un señor feudal, un dictador, un mandarín, el Padrino de la Política andaluza y un político esquizofrénico que amedranta, atemoriza, vigila, controla, interviene, mangonea y lincha'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 25 de abril de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50