Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigneró acuerda con Hacienda pagar en 12 años su deuda de 102,2 millones

Los sindicatos temen más reducciones de empleo tras cerrarse el pacto

La resolución de la crisis de la empresa textil Hilados y Tejidos Puigneró mantiene en vilo a sus empleados. En los próximos días, la dirección debe cerrar un acuerdo con sus principales acreedores (Hacienda, Seguridad Social y el Instituto de Crédito Oficial) para pagar hasta en 12 años los 102,2 millones de euros que adeuda. Pero la noticia no ha calmado los ánimos de los sindicatos, que temen una reducción del empleo una vez se firme el pacto.

El acuerdo con los acreedores de la mayor firma textil catalana aleja la posibilidad de quiebra de Puigneró. Sin embargo, los sindicatos desconocen qué ocurrirá con la empresa una vez se hayan firmado los convenios para saldar la deuda.

El delegado del comité de empresa de Comisiones Obreras del centro de Puigneró en Roda de Ter, Antonio Pérez, resumía la situación afirmando que no se puede confundir 'las ganas de comer con el hambre'. A su juicio, el futuro de la empresa es muy negro e incierto. Los trabajadores de la firma basan sus temores tanto en la crisis del sector textil como en el calvario económico por el que atraviesa la empresa. 'Nadie nos da garantías ni ninguna seguridad', explicaba Pérez.

La dirección de Puigneró, encabezada por Pere Puntí, se reunirá el próximo viernes con los sindicatos. Durante el encuentro previsto, los representantes de los trabajadores esperan recibir detalles de las negociaciones con los principales acreedores y sobre el expediente de regulación de empleo temporal rotativo que afectará a toda la plantilla. Éste fue anunciado por la empresa hace unas semanas.

A lo largo de los últimos meses, la dirección de la empresa ha negociado con Hacienda, la Seguridad Social y el Instituto de Crédito Oficial, los principales acreedores de Puigneró. La deuda con estos organismos ascendía a unos 102,2 millones de euros (17.000 millones de pesetas). El director general de la textil confirmó que los convenios para cerrar los tratos están siendo ultimados y que se firmarán esta misma semana o la próxima. Puntí aseguró que estos acuerdos permiten a la empresa seguir adelante y abren la puerta a la entrada de nuevos socios. Pero el director general declinó ofrecer detalles hasta que se hayan estampado las firmas de las partes implicadas.

Pago progresivo

Fuentes sindicales declararon que el acuerdo permitirá a Puigneró pagar de forma progresiva los 102,2 millones de euros adeudados, en un plazo de hasta 12 años. La compañía podría reducir la deuda a la mitad el primer año, gracias a la venta de la planta de Roda de Ter, evaluada en 48 millones de euros (7.987 millones de pesetas). Por esta razón, Puigneró decidió cerrar la factoría y presentar un expediente de regulación que afectó 212 trabajadores. Actualmente, continúan trabajando en Roda de Ter 34 personas, hasta el cierre definitivo de la planta, que podría producirse a mediados del próximo mes de mayo.

La compañía ha aplazado hasta el próximo 26 de septiembre la junta de acreedores -prevista inicialmente para el día 26 de abril-, y ha solicitado el procedimiento por escrito. Se trata de una tramitación que las empresas pueden pedir cuando superan los 200 acreedores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de abril de 2002