Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo regidor será elegido en 10 días

Jesús Gil se adelanta con su dimisión a la inhabilitación que la Audiencia de Málaga debía hacer efectiva en los próximos días. La sentencia del Supremo, que condenó a Gil a 28 años de inhabilitación por cuatro delitos de prevaricación y dos de tráfico de influencias, llegó el pasado viernes a los juzgados malagueños, que preparan la notificación al Ayuntamiento. La decisión del regidor anticipará la convocatoria del pleno para elegir al nuevo alcalde, que será su número dos, Julián Muñoz.

'Gil sabe que era cuestión de días que notificasen su inhabilitación y ha preferido hacer la despedida a lo grande', dijo la edil del PP, Francisca Caracuel. Jesús Gil llegó ayer a su casa de Marbella a las 17.45. Más tarde, se reunió con sus concejales para explicarles personalmente la noticia, y hoy formalizará por escrito su dimisión en el registro del Ayuntamiento. A partir de ese momento se abre un plazo de diez días para la celebración del pleno de investidura. Cada grupo presentará a su candidato, aunque el Grupo Independiente Liberal (GIL) dispone de una cómoda mayoría absoluta con 15 de los 25 concejales, frente a 5 del PSOE, 3 del PP y 2 del PA (uno en el grupo mixto).

La gran incógnita de las próximas semanas es si el GIL cambiará su forma de administrar Marbella. Por lo pronto, el próximo alcalde, Julián Muñoz, se comprometió la pasada semana con la oposición a gobernar 'con transparencia, democracia, consenso y diálogo'. En todo caso, Muñoz repitió ayer que la salida de Gil no cambiará la gestión del municipio, en la que no se plantean dar participación a la oposición. Al nuevo alcalde le esperan también varias citas judiciales. El próximo 26 de junio se verán las cuestiones previas del caso de los caballos, en el que está imputado junto a Jesús Gil. La Fiscalía pide para Muñoz tres años de prisión y la acusación particular seis años de cárcel. La vista oral por este juicio se celebrará en julio en la Audiencia de Málaga.

El Partido Andalucista ha planteado un gobierno de consenso a populares y socialistas junto con los ediles del GIL que no estén imputados en procesos penales, previo paso por el Grupo Mixto. Pero el deterioro de las relaciones entre PSOE y PP en Málaga hace imposible cualquier acuerdo tras el pacto que cuatro concejales populares y siete gilistas cerraron en octubre en Estepona para desbancar al PSOE de la Alcaldía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de abril de 2002