Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSE propone crear una línea 900 para combatir la violencia juvenil

La violencia juvenil es uno de los fenómenos más preocupantes en Euskadi, según el PSE. Ante la constatación de que numerosas familias vascas no apoyan el comportamiento de sus hijos, pero no saben cómo tratarles, los socialistas han propuesto a las administraciones la creación de una línea telefónica 900 que ofrezca información y asesoramiento a los padres.

La parlamentaria del PSE Gemma Zabaleta explicó ayer el contenido de la proposición no de ley que ha elaborado reclamando al Gobierno y a los ayuntamientos la puesta en marcha de este servicio. El pleno del Parlamento debatirá la iniciativa en las próximas semanas. Según Zabaleta, una línea 900 (sin coste para el usuario) permitiría garantizar la confidencialidad y discreción a los padres, tan importante en este tipo de casos. 'Una vez que los padres se han puesto en contacto con este teléfono, se les derivaría a los profesionales que puedan ofrecer un asesoramiento psicológico adecuado', dijo.

La autora de la iniciativa considera que las administraciones tienen que implicarse en este tipo de ayudas, sobre todo, en el caso de las familias que tienen menos recursos económicos. 'Algunos padres', indicó, 'cuando detectan lo que ocurre con sus hijos pueden enviarles una temporada fuera, alejarles de su entorno de amistades, o pagar un psicólogo privado. Pero otras familias no disponen de esos medios'.

Para Zabatela, la política antiterrorista más eficaz es la que se centra en la prevención de la violencia juvenil. El éxito en la lucha contra ETA dependerá en gran medida en arrebatarle los 'miles de jóvenes que aprueban sus atentados'. 'Hay que convencerles de que en democracia pueden expresar y defender cualquier idea sin necesidad de recurrir a la violencia y el terrorismo', subrayó la parlamentaria socialista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de abril de 2002