Fomento cambia el plan de control en Correos tras el supuesto amaño

El ministro aún no ha revelado el resultado de la investigación sobre las auditorías

El Ministerio de Fomento sigue sin revelar cuál es el resultado de su investigación interna sobre el presunto amaño, denunciado por el PSOE, de las auditorías a las que somete a Correos. El departamento que dirige Francisco Álvarez-Cascos tampoco ha asumido la existencia de anomalías. Sin embargo, dicho ministerio anunció ayer que ha endurecido las garantías del sistema de medición de la calidad de este servicio.

El pasado 13 de marzo, el titular de Fomento anunció una investigación interna a raíz de que este diario difundiera que directivos de Correos ordenaban amañar los controles de calidad sobre dicho servicio público que contrataba el ministerio. Tales directivos, según documentación en poder de este diario, alertaban a las distintas oficinas sobre todos los aspectos cruciales de una medición que se presuponía secreta: cuándo se iba a hacer la medición, quiénes eran los panelistas (contratados de la consultora privada para intercambiarse cartas), y cuáles eran los objetos postales cuyo tiempo de entrega iba a ser medido. A partir de la filtración de esos datos secretos, los empleados de las oficinas afectadas por las auditorías volcaban todos sus esfuerzos en priorizar la entrega de los envíos de los panelistas. Este sistema se traducía en unos resultados inmejorables.

Ni el ministro ni su subsecretario, Adolfo Menéndez, admitieron nunca la existencia de los amaños. Menéndez lo calificó como 'incidencia menor' que difícilmente podría invalidar las auditorías.

Ambos cargos, no obstante, anunciaron una investigación interna sobre estos hechos. Este diario ha recabado en repetidas ocasiones al gabinete de prensa de Fomento información sobre el resultado de tales pesquisas, pero nunca ha recibido respuesta.

El subsecretario anunció ayer un cambio drástico del sistema con el que Fomento supervisa la calidad de Correos: los controles serán diarios, en lugar de trimestrales; se reducirá el número de objetos que debe controlar cada panelista; y se exigirá una mayor rotación de los empleados de la consultora. Todos estos requisitos serán introducidos en el pliego de condiciones del concurso que establezca Fomento. Menéndez afirmó que el fin de tales cambios es 'lograr una medición más exacta del nivel de calidad' con el que Correos presta su servicio público.

El cambio que ejecutará Fomento para mejorar su control sobre Correos se anunció ayer tras la reunión del Consejo Asesor Postal, que preside Menéndez, y que cuenta con representantes de Correos, empresas privadas y sindicatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 22 de abril de 2002.

Lo más visto en...

Top 50