Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las denuncias contra residencias de ancianos crecen un 67% en dos años

Las denuncias por presuntas irregularidades en residencias de ancianos de la región han aumentado un 67% en dos años: en 1999 hubo 97 quejas, frente a las 162 de 2001. Una cuarta parte de estas denuncias -la mitad de las cuales es presentada por familiares de los mayores- se debe a deficiencias higiénico-sanitarias, y el resto, a falta de cualificación del personal y a deficiencias en la alimentación. En 2001 se iniciaron 88 expedientes sancionadores, casi el triple de los 35 de 1999.

Francisco Panadero, secretario general técnico de la Consejería de Servicios Sociales, niega que el incremento de las denuncias se deba a un empeoramiento de las condiciones de las residencias. 'Lo que ha aumentado es la confianza de los usuarios en los servicios de inspección y también el nivel de exigencia de las familias sobre la calidad que deben ofrecer estos centros. Las denuncias cada vez se concentran en menos residencias, porque la mayoría cumple', asegura.

La diputada del PSOE Carmen García-Rojas interpreta los datos de forma diferente. 'Las denuncias en el sector han aumentado en un 25% entre 1997 y 2000, coincidiendo con la tendencia creciente, por parte del Gobierno regional, de delegar la gestión de estos centros a la iniciativa privada', afirma. 'También nos preocupa que la mayoría de las denuncias proceda de las propias familias en vez de provenir, de oficio, de los servicios de inspección. Es incongruente que nos digan que en 2000 se inspeccionaron todas las residencias de mayores de la región, tanto públicas como privadas, y que luego las denuncias las hayan interpuesto las familias', concluye la diputada García Rojas.

Panadero replica que 'ojalá se mantengan las denuncias de las familias porque eso significa que se preocupan de sus mayores'. 'Además, cada vez nos llegan más denuncias de municipios y sindicatos', matiza. El responsable regional destaca, asimismo, el descenso de las denuncias por 'ilegalidad' de los geriátricos, es decir, por abrir sin autorización: en 1999 supusieron el 15% del total, frente al 9% de 2000, y en 2001 volvieron a descender.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de abril de 2002