Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Gran Premio de África | MOTOCICLISMO

Fonsi Nieto presenta su candidatura

El español queda tercero en los 250cc, igual que Pedrosa en los 125cc

Bajo un calor asfixiante (32 grados) y sobre un asfalto tan ardiente como adornado por un puñado de baches, algo impropio en una competición de este pelaje, se disputó en el circuito de Welkom (Suráfrica) el Gran Premio de África, la segunda prueba del Mundial y la primera que tenía lugar en un piso seco. Y más allá de la pifia de Rossi en la prueba reina, todo lo ocurrido entró dentro de la normalidad. El sanmarinés Poggiali es el favorito en los 125cc, pues nada más lógico que gane Poggiali. Marco Melandri, italiano él, lo es en los 250cc, luego poco tiene de extraño que llegue el primero. En Welkom, a diferencia de lo ocurrido en Japón, no corrían invitados, pilotos probadores que buscan, y a veces encuentran, su hora de gloria. En Welkom estaban los que se van a jugar los títulos, con los favoritos ejerciendo de eso mismo.

Lo sucedido en las dos carreras de menor cilindrada demostró que los pilotos españoles están en condiciones de hablar alto. Y a la cabeza de todos ellos, Fonsi Nieto, cuya actuación en en el cuarto de litro resultó maravillosa. Fonsi parece haber adquirido la costumbre de ir de menos a más, lo que le lleva a finalizar a todo tren. Ayer, en los compases iniciales, tuvo un problemón con la suspensión: 'Con el depósito lleno me era imposible girar y me he colado en un montón de curvas. A medida que se iba vaciando todo ha sido más fácil', explicaba tras la carrera.

Fonsi no salió bien, lo que ya no es noticia, y en las primeras vueltas perdió terreno. En esos momentos, la lucha que se desarrollaba por delante, con cinco pilotos intentando echar el lazo a Melandri, no iba con él. Pero a mitad de carrera, cuando se encontraba sexto, comenzó una remontada espectacular. Tan a ritmo de récord iba que suya fue la vuelta más rápida de la carrera. Vio Fonsi a Rolfo en el horizonte, a por él se fue y le dejó clavado cuando quedaban tres pasos por la meta; delante estaba Locatelli, que se las había tenido tiesas con Battiani -hasta el punto de que éste le pidió perdón tras estar a punto de echarle de la pista- y a dos vueltas del final le alcanzó y se despidió de él con una maniobra imposible.

Fonsi Nieto acabó subiéndose al tercer cajón del podio y puso sobre la mesa su candidatura a conseguir empresas mayores. Un rato después entraron en la meta el resto de españoles (Emilio Alzamora, Álex Debón y David Checa) mientras Toni Elías, que fue penalizado, ni siquiera logró puntuar.

Antes de que Fonsi le diera una alegría a la familia Nieto, su primo Pablo estuvo cerca de pegar el petardazo en la prueba de 125cc. Durante 23 de las 24 vueltas de la carrera estuvo en puestos de podio. Pero en el último instante se vino abajo tras llevarse un susto monumental. La rueda delantera le botó, la moto bailó y a punto estuvo de mandarle al suelo. Los cuatro pilotos que le perseguían le superaron. Entre ellos estaba Dani Pedrosa, que esperó su oportunidad y acabó visitando el podio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de abril de 2002