Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

'El Barça, mejor plantilla; el Madrid, más guerrero'

Di Stéfano, Gento y Pachín recuerdan a los azulgrana como 'un equipazo', aunque sólo ganaran 'dos Ligas en 17 años', y que los árbitros ingleses hicieron 'una putada' a los blancos en el segundo choque

'¡Eh, tú, el fotógrafo! No dispares, que quiero tomar el café tranquilo. Ya habrá tiempo para las fotos y para hablar del Madrid, del Barça y de lo que sea'. Sólo habían transcurrido unos segundos desde que esta frase retumbara en la sede de la Asociación de Veteranos del Madrid cuando Alfredo di Stéfano (Buenos Aires, 1926), autor de la misma, le preguntó a Gento: 'Paco, ¿viste a Zidane el otro día en el Francia-Rusia? ¡Qué bárbaro! ¡Qué futbolista!'. A partir de ahí, el actual presidente de honor del Madrid, junto a Francisco Gento (Guarnizo, 1933) y Enrique Pérez Díaz, Pachín, (Torrelavega, 1936), no paró de hablar del Barça y del Madrid. Los tres, que disputaron las dos eliminatorias que les enfrentaron en las temporadas 1959-60 y 1960-61, la primera ganada por ellos y la segunda perdida, aceptaron reunirse alrededor de una mesa y desgranar para este periódico los que han sido hasta ahora los únicos cara a cara internacionales entre los dos clubes españoles más importantes.

Gento: 'La UEFA creía que, si ganábamos 'la sexta', la Copa de Europa se iba a la mierda'

Di Stéfano: 'A mí me hicieron en el Camp Nou lo mismo que a Figo la pasada temporada'

Di Stéfano: A mí me cuesta acordarme de un partido de hace 42 años. Recuerdo el ambiente, claro, que era tan impresionante como ahora.

Gento: La única diferencia es que entonces había diez periodistas y ahora hay 10.000. Yo ya no sé cuántas entrevistas me han hecho estos días. Y eso que no juego.

Pachín: Entre los equipos, la rivalidad existía como ahora. Y en cuanto al ambiente... En el Bernabéu cabían entonces 120.000 personas, que hoy no caben. Así que no me hablen de que el ambiente es distinto.

D. S.: A mí me regalaron una silbatina en el Camp Nou. Como locos se pusieron todos. Me hicieron lo mismo que a Figo.

P.: El primer año les ganamos cómodamente [3-1 en el Bernabéu y 1-3 en el Camp Nou]. Lo tengo grabado porque en Chamartín debuté con el Madrid.

D. S.: ¿Nos entrenaba todavía el viejo? [Fleitas Solichs, que duró siete meses en el banquillo].

P.: No. Le habían despedido poco antes. Ya estaba Miguel Muñoz.

D. S.: El viejo no pudo irse en las semifinales, que serían por estas fechas. ¡Si se fue después de una nevada tremenda! Andaba como una gallina y se cayó.

P.: ¿De qué nevada hablas? Contra el Barça jugamos la semana anterior a san Isidro. Lo sé porque ese día España se enfrentó a Inglaterra. En siete días debuté con el Madrid y con la selección. Igual que Del Sol. Ganamos por 3-0 y marqué a Bobby Charlton.

D. S.: Eso es marcar. En aquel partido frente a Inglaterra el público nos chilló y todo.

P.: Porque andábais haciendo triángulitos de tacón y la gente quería más goles.

D. S.: Serían pocos tres a Inglaterra.

G.: Volviendo a lo del Barça, creo que en la ida marcó dos Alfredo y uno Pancho [Puskas] y en la vuelta dos Pancho y uno yo.

D. S.: Así que marqué dos. Está bien eso.

P.: Fijaros que pasamos sin ningún problema y ellos tenían una plantilla formidable.

G.: Al Barça lo entrenaba Helenio Herrera, al que despidieron tras las dos derrotas.

D. S.: Luego, le tuvimos en la selección.

G.: Helenio era un fenómeno. Y todo lo que decía, esas frases que tanto repiten los periodistas, era para animar a los jugadores. Si alguien se molestaba, allá él.

D. S.: Un entrenador bárbaro.

P.: Aquel Barça tenía mejor plantilla que la nuestra. Mejor equipo, no, porque la mentalidad del Madrid era distinta. Más guerrera. Pero eran un equipazo.

D. S.: Tenían toda la defensa de la selección: Segarra, Gensana...

P.: Pero les ganamos. Y en Glasgow, 7-3 [al Eintracht]. Aún lo echan en Inglaterra por la tele.

G.: He leído que los dos árbitros de la eliminatoria que ganamos al Barça fueron los mismos que en la que perdimos.D. S.: ¿Los ingleses?

G.: Los mismos.

P.: Pues la segunda vez nos hicieron una putada. No es el tópico por haber perdido. Es la verdad. Nos la hicieron bien hecha.

D. S.: Hubo alguna cosa rara... Pero no lo harían a propósito.

G.: ¡Venga, Alfredo! Tú no piensas eso. La verdad es que nos anularon cuatro goles. ¡Y los cuatro eran válidos!

D. S.: Me acuerdo del gol que anularon a Del Sol. Le hicieron penalti a Canario, marcó Luis y el árbitro [Leafe] pitó. Y nos fuimos todos a él diciendo que si había pitado el penalti o había dado el gol. Y resulta que ni lo uno ni lo otro. Dijo que 'venga', que 'el balón, para el Barça'. Y ahí estábamos todos como locos a su alrededor: 'Pero, referee, ¿qué haces?', le dijimos. Nada, ni caso.

G.: No se le puede echar la culpa al Barça, pero algo hubo ahí, alguna orden que venía de más arriba. No se podía permitir que el Madrid ganara la sexta.

D. S.: No sería premeditado.

G.: Que sí, Alfredo; que pensaban que la gente ya se aburría con tanto título del Madrid.

P.: El comportamiento que tuvo el árbitro en el campo y, después, en la cena que tuvimos los dos equipos con él era extraño. Algo pasaba.

G.: ¿Qué iba a pasar? Pues que habíamos ganado cinco y el resto cero. Y ya estaban hartos. La UEFA pensaba que la Copa de Europa se iba a la mierda si el Madrid seguía ganándola.

P.: Unos días después volvimos al Camp Nou en un partido de la Liga y les metimos cinco [3-5]. Ahí quedó todo claro, aunque el Barça era un equipazo.

G.: Ya, era grande, pero yo he estado 17 años en el Madrid y sólo le he visto ganar dos Ligas. Y la segunda, empatado a puntos con nosotros.

D. S.: Y porque el goal average era distinto. Con el de ahora, habríamos ganado nosotros.

P.: Un día hablaba con Fusté y me dijo: '¿Sabes que jamás he ganado una Liga?' Y estuvo 10 años en el Barça. Asustado me quedé.

G.: Y era un monstruo.

D. S.: Volviendo a lo de la Copa de Europa, dicen que en aquella cena pegamos al árbitro.

P.: Bueno, no le pegamos, pero le dijimos de todo menos 'guapo'.

G.: Pegarle, no, pero casi. No nos entendió nada porque le hablamos en castellano.

P.: La prensa criticó al árbitro. Sobre todo, la extranjera. Si hubiera ocurrido ahora...

D. S.: De todos modos, el club estuvo tranquilo. Y el que más, Bernabéu.

G.: Porque en el Madrid está prohibido llorar.

D. S.: Recuerdo la última jugada, la de Marquitos, que falló delante del portero.

P.: Le echamos una bronca... '¿Qué cojones pintabas tú ahí, de ariete? ¿Por qué no dejaste que rematara Alfredo?', le dije yo.

D. S.: Me gritó '¡quítate!'. Me quité, chutó y... dos guardias que estaban en la grada cayeron.

G.: Había marcado en París en una final anterior.

D. S.: Por eso se animó y fue a rematar. Dos minutos faltaban.

G.: A tí te anularon un gol.

P.: No me acuerdo. Sólo sé que en mi carrera sólo marqué uno.

G.: En propia meta, por cierto. El primero del Barça se le da a Vergés y fue tuyo.

P.: ¿Qué? Ni toqué la pelota.

G.: Ya. El caso es que entre tú y el árbitro la hicisteis buena.

P.: No, si sería culpa mía también el gol de Evaristo.

D. S.: No, amigo. Aquello fue un golazo.

'No hay favorito, pero ellos han llegado de milagro'

'¿Un favorito para la eliminatoria actual? En un Madrid-Barça no hay favoritos. Pasa lo que menos te esperes', advierte Di Stéfano.

Pachín: No sé qué ocurrirá. El Barça no está bien en la Liga, pero imagino que en la Copa de Europa andará mejor. Y el Madrid cambia de un torneo a otro. Contra el Bayern estuvo extraordinario.

Gento: No se puede quitar méritos al Barça. Han llegado con problemas, pero han llegado. Contra el Panathinaikos estuvieron con un pie fuera, pero se vinieron arriba. Luis Enrique estuvo fantástico y arregló el problema.

P.: Y Saviola.

D. S.: El Barça ha entrado de milagrito, pero, como decía aquél, 'entró, entró'...

P.: Lo bueno habría sido que no entrara, para qué vamos a engañarnos. Recuerda que cuando ganamos la séptima también entramos de milagrito y mira lo que pasó. El Juventus era el único favorito y, al cabo, el que ganó fue el Madrid.

D. S.: Este año hemos llegado al final en todos los torneos. De momento, hemos perdido la Copa. Es curioso cómo se puso la gente, como si fuera el mayor desatre de la historia ¡Pero si yo he jugado cuatro finales de Copa y sólo he ganado una!G.: Lo del Depor dolió, pero es que una final no la puedes jugar en tu casa. Porque tienes poco que ganar y muchísimo que perder.

D. S.: Yo estaba tranquilísimo. Jugando una final en el Bernabéu siempre perdemos. Si a nosotros nos las han dado por todos lados.

G.: De todos modos, yo creo que el Madrid, ahora mismo, es superior.

P.: Y el partido de vuelta, en casa. Me gusta.

D. S.: Lo que de verdad tiene buena pinta es que hay muchas coincidencias con lo ocurrido en la temporada 1959-60. La final se juega en el mismo sitio, en Glasgow. Y en la otra semifinal hay un equipo alemán. Está bien. Aquel 7-3... ¡Eso fue la leche! ¡Bueno, tú, el fotógrafo, que ya hemos acabado el café. Dispara cuando quieras!

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de abril de 2002

Más información