18 haces de luz iluminarán las noches de Vitoria para inaugurar el Artium

Durante las 14 noches que van desde el próximo lunes hasta la madrugada del 6 de mayo, 18 potentes cañones de luz colocados en la plaza del Artium iluminarán el cielo de Vitoria. La idea pertenece al artista Rafael Lozano-Hemmer, y ya la puso en práctica con éxito en la plaza del Zócalo, en México D.F., en la Nochevieja que recibió al año 2000. Pero él no controla hacia dónde apuntan los haces de luz, sino los internautas. Basta con acceder a la página web www.alzado.net para ser protagonista durante unos segundos de la obra, llamada Alzado vertical. Éste será el primer acto inaugural del Museo Artium, cuya apertura oficial se celebrará el 26 de abril.

Las luces, que se podrán ver a una distancia de 15 kilómetros, se conectarán sólo por las noches y se dirigen mediante siete ordenadores. Pero los mandos los tendrán en sus manos los propios internautas, que podrán dejar su nombre, el país desde el que acceden y una dedicatoria. Cada uno tendrá seis segundos de protagonismo. Todos sus mensajes aparecerán en una pantalla que se colocará en la plaza del Artium. Los juegos de luz realizados por cada internauta, y su firma, también aparecerán en la página web. Para ello, se colocará una cámara en la Catedral de Santa María, en lo alto del Casco Medieval, que emitirá en directo las formas que se creen con los focos.

Lozano no considera su obra como un espectáculo, al estilo del que Jean-Michele Jarre dirigió en las pirámides de Egipto, sino que se trata de un montaje 'más parecido a las artes escénicas'. 'Lo compararía más con una fuente o un mobiliario urbano', aclara el artista mexicano-canadiense. La experiencia anterior de México contó con 800.000 seguidores Internet. La obra tiene un coste de 270.000 euros, de los cuales el 60% lo han costeado dos empresas patrocinadoras.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS