Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN VENEZUELA

EE UU pidió tras el golpe que no disolviese el Parlamento

Un alto cargo del Gobierno de EE UU telefoneó al efímero presidente Pedro Carmona el pasado viernes para pedirle que no disolviera el Parlamento de Venezuela. La llamada telefónica es, según el Departamento de Estado, una prueba del interés de EE UU por el mantenimiento del orden constitucional. Sin embargo, la conversación permite interpretar el diálogo de otra manera: Washington buscaba moderación en el comportamiento de Carmona para afianzar la salida de Chávez y no disparar protestas como las que acabaron con el fugaz cambio de poder. En ambos casos, la llamada despierta sospechas sobre el papel de EE UU en la cocina del golpe de Estado.

En algún momento del pasado viernes, Pedro Carmona habló por teléfono con Otto Reich, subsecretario para Asuntos Americanos y uno de los nombramientos más discutidos de Bush por su implicación en el escádalo Irán-Contra y su relación con los cubanos anticastristas de EE UU. Reich pidió a Carmona que no suprimiera el Parlamento porque 'sería una estupidez' capaz de provocar una avalancha de protestas, según cuenta The New York Times.

Fuentes diplomáticas consultadas por este periódico aseguran que Reich actuó 'de manera pragmática'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de abril de 2002