Los parquímetros se pagarán por fracciones de cinco minutos

El abono mínimo será de 20 céntimos por 20 minutos de estancia

El Ayuntamiento ya tiene los precios definitivos de lo que costará aparcar en la capital con el nuevo sistema de parquímetros. La principal novedad respecto al actual sistema de la ORA es que se pagará por fracciones de cinco minutos, según explicó ayer el concejal de Hacienda, Pedro Bujidos. La tarifa mínima será de 20 céntimos por 20 minutos de aparcamiento, y la máxima, de 1,50 euros por dos horas.

El nuevo sistema de parquímetros, que el Ayuntamiento implantará a partir del próximo otoño, dividirá las calles de Madrid en dos zonas: los bordillos de las plazas destinadas a residentes se pintarán de verde, y los de los visitantes, de azul. El 75% de las plazas será destinado a los residentes, y el resto, a los conductores de paso.

El edil de Hacienda, Pedro Bujidos, presentó ayer las tarifas definitivas para ambos tipos de estacionamiento. La tarjeta anual para residentes costará 21,60 euros (con el actual sistema de la ORA vale 21, 28) y la misma tarjeta, pero por un periodo de tres meses, valdrá 5,40 euros (con la ORA cuesta 5,32).

Para los visitantes, el Ayuntamiento ha establecido que la fracción mínima de aparcamiento sea de 20 minutos y cueste 0,20 euros. A partir de ese tiempo, el pago irá aumentando cinco céntimos de euro por cada cinco minutos de estacionamiento. Este sistema se mantendrá hasta la hora y media de estancia. A partir de ahí, la tarifa irá aumentando cinco céntimos cada dos o tres minutos. Por ejemplo, una hora de parquímetro costará 0,60 euros, y dos horas, el tiempo máximo de estacionamiento para los conductores de paso, 1,50 euros.

'El objetivo es disuadir a los visitantes de que entren en el centro con el coche, no con unas tarifas altas, sino complicándoles la vida a los que quieran entrar', explicó Bujidos. El concejal de Hacienda comparó los precios de los parquímetros de Madrid con los de otras ciudades de España, como Barcelona. 'A excepción de Valencia, donde es claramente más barato aparcar, el resto resulta más caro que Madrid', afirmó el edil.

Si un automovilista se olvida de retirar el coche, gozará de media hora 'de tolerancia'. Si llega dentro de esa media hora, podrá llevarse su coche tras pagar una multa de tres euros. En caso de tardar más, la sanción (aún no determinada) será mayor. Además, Bujidos añadió que, con los parquímetros, los visitantes podrán aparcar en zona de residentes, pero sólo una hora, y les costará el doble que las tarifas normales. Los residentes podrán aparcar en zona de visitantes con las mismas condiciones que éstos.

En la actual zona ORA habrá en octubre 40.000 plazas con parquímetro y, en dos años, el sistema se ampliará hasta llegar a las 120.000 plazas de aparcamiento (ver gráfico).

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 15 de abril de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50