_
_
_
_

El final de las rebajas y la Semana Santa disparan los precios un 0,8% en marzo

La inflación anual se mantiene por tercer mes en el 3,1%, pese a la desaceleración económica

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

La inflación se mantiene estancada en el 3,1% en los tres primeros meses del año, después de subir un 0,8% en marzo. El final del periodo de rebajas, la coincidencia de la Semana Santa y el aumento de las gasolinas explican este rebote de los precios. Las tensiones se han centrado en hoteles, bares y restaurantes, combustibles y prendas de vestir. El 3,1% de subida respecto de hace un año aleja la posibilidad de cerrar el año por debajo del 3%, pese a que el consumo presiona cada vez menos. Aunque para todos los países ha vuelto la amenaza del petróleo, la inflación española se enfrenta en peores condiciones.

Más información
El IPC de febrero
El IPC de enero: mejora el cálculo, no los resultados
El nuevo IPC
Bruselas prevé un crecimiento del PIB español superior al del resto de la eurozona
El IPC se dispara en abril un 1,4% y coloca la tasa interanual en el 3,6%

Según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los precios subieron en marzo respecto de febrero un 0,8%, y en el último año se han mantenido en el 3,1%, igual que en los dos primeros meses del año. La razón es estadística y metodológica. En enero, los precios bajaron una décima y en febrero se mantuvieron estables porque el INE contabilizó, por primera vez, las rebajas, entre otros cambios.

El salto de ocho décimas en marzo responde, en parte, a que en ese mes ya no hay rebajas y los precios suben. Pero la inflación de los últimos doce meses se mantiene en el 3,1% porque el INE compara los precios de este año con los del pasado de forma homogénea. Es decir, como si durante 2001 se hubieran incluido también las rebajas. Por eso no se han producido oscilaciones en la variación anual y sí en la mensual.

En la subida de ocho décimas respecto de febrero han influido (0,15 décimas) las prendas de vestir, es decir, los productos que tradicionalmente se rebajan. En enero bajaron un 8,2%; en febrero, un 1,2%, y en marzo han subido un 2,1% al terminarse las ofertas. La variación respecto de un año antes indica que las rebajas en prendas de vestir han sido menores. En enero respecto del mismo mes de 2001 ha habido una subida del 6,3% en la ropa, del 5,7% en febrero y del 3,1% en marzo.

Las presiones en los precios están latentes y cualquier circunstancia parece buena para subirlos. Por ejemplo, lo que ocurre desde principios de año con el negocio del turismo y la hostelería. Sólo este sector es responsable de dos de las ocho décimas del IPC de marzo, con una subida del 1,7% respecto de febrero. En un solo mes, los viajes organizados han aumentado un 8,7%; los restaurantes, bares y cafeterías, un 0,9%, y los hoteles y apartamentos, un 3,1%.

Redondeo del euro

La razón, en parte, es que este año la Semana Santa ha caído en marzo, cuando en 2001 fue en abril. Pero el problema es que llueve sobre mojado. En los últimos doce meses, los viajes organizados han subido un 13,5%; los restaurantes, bares y cafeterías, un 5,3%, y los hoteles y apartamentos, un 6,7%. Todo ello frente a una inflación media del 3,1% y cuando las perspectivas en el sector no eran brillantes.

Se puede confirmar también que el redondeo del euro se ha generalizado con la desaparición de la peseta a finales de febrero, como alertó la presidenta del INE, Carmen Alcaide. Una muestra es la inflación del sector servicios. En marzo respecto de febrero, la subida ha sido del 0,7%, y la variación de los últimos doce meses, del 4,7%, tres décimas más que en febrero. Además del turismo, han subido en marzo los servicios médicos (0,9%), aunque ha bajado el teléfono (1,3%). La inflación subyacente (sin energía ni alimentos frescos) ha subido siete décimas en marzo y se sitúa en el 3,5% para los últimos 12 meses, dos décimas menos que en febrero.

La gran amenaza que vuelve es la subida de los precios del petróleo, que ya en marzo ha pasado factura a la inflación con 0,17 décimas de impacto y una subida respecto de febrero del 3,4% en carburantes. El Banco Central Europeo, en su informe correspondiente a abril, indica que el aumento de los precios del petróleo de las últimas semanas puede repercutir en la inflación de la zona euro y constituir un factor de incertidumbre para el crecimiento económico.

En los alimentos tampoco marzo ha sido un mes bueno. En el mes, la subida ha sido del 0,5% y del 4,5% en el último año, tres décimas menos que en febrero. Ha bajado el cordero (4,7%) y el pescado (1,7%), pero han subido las legumbres, hortalizas y patatas (3%), la carne de ave (2%) y la fruta (0,8%), así como el aceite (2%) y el pan (0,4%).

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_