_
_
_
_
Tribuna:DEBATE SOBRE EL CARME
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Un museo imprescindible

José Luis Díez Ripollés

No es ningún descubrimiento afirmar que la escuela valenciana fue sin duda el foco artístico más fecundo y esplendoroso del panorama artístico español de la segunda mitad del siglo XIX, tanto en número de artistas como en la calidad de sus obras, que protagonizaron en muy buena medida los acontecimientos artísticos, exposiciones, monumentos públicos y encargos decorativos más relevantes realizados en todo el país en las décadas de entresiglos.

En efecto, es difícil encontrar en cualquier otra región una cantera tan abrumadora de primeros nombres del arte español decimonónico, algunos ya sobradamente consagrados por la historia del arte a nivel nacional e internacional, pero muchos otros apenas recordados por referencias en manuales de arte, artículos de época, estudios bibliográficos de mayor o menor entidad o, en el mejor de los casos, tímidas exposiciones que casi nunca han permitido hacer una valoración cabal, completa y objetiva de su verdadera dimensión.

Ello se ha debido, en buena medida, a la ausencia de un espacio museístico adecuado para mostrar el arte valenciano de esta época en toda su dignidad y esplendor, viéndose constreñido hasta ahora a unas pocas salas del Museo de Bellas Artes de Valencia que, aunque ha hecho en estos últimos años un importante esfuerzo por encontrar un hueco a los maestros del siglo XIX en su exposición permanente es, con todo, claramente insuficiente.

Las personas que tenemos algún tipo de responsabilidad en el mundo de los museos de titularidad pública sabemos hasta qué punto repercute la recuperación de un artista, escuela o género por parte del museo emblemático de una ciudad, una Comunidad o un Estado de cara a su consideración posterior en los tratados de historia del arte, en los circuitos de las grandes exposiciones antológicas e incluso en el coleccionismo y el mercado artístico.

Por todo ello, es de justicia reconocer la sensibilidad que ha demostrado la Generalitat Valenciana en su proyecto de crear un gran Museo dedicado a la pintura de este periodo de la Historia del Arte; apuesta decidida y pionera que sitúa a Valencia en la cabecera absoluta de toda España en la recuperación del arte de entresiglos, y cuyos precedentes más conocidos hay que buscarlos fuera de nuestras fronteras.

No es fácil encontrar una decisión política tan firme y convencida en este tipo de proyectos museísticos de gran envergadura, que requiere un gran esfuerzo a muy distintos niveles, pero cuya repercusión cultural, social y ciudadana es incuestionable, suponiendo a medio plazo un impulso fundamental a la consideración que Valencia se ha venido ganando a pulso desde hace tiempo como baluarte de la mayor y más diversa oferta cultural y artística de toda España.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Por otra parte, la recuperación del Convento del Carmen como sede para el futuro Museo del siglo XIX cumple espléndidamente las peculiares necesidades que tiene el arte de esta época, en el que abundan los lienzos de grandes formatos y los bocetos de esculturas monumentales. Así, la amplitud de sus espacios interiores y la nobleza de su arquitectura lo convierten en un continente especialmente idóneo para ese uso, como ya vienen demostrando las exposiciones sobre arte decimonónico que se han celebrado en este espacio. Además la situación estratégica del edificio le incardina a la perfección en el discurso museístico desplegado a lo largo del cauce del río, ya que las colecciones permanentes que se colgarán entre sus muros enlazarán en el fututo de forma natural con los fondos del Museo de Bellas Artes, que le servirán de preámbulo, y las colecciones del IVAM, que le servirán de colofón y portal de la modernidad.

Si a todo ello se suman además los beneficios que supondrá esta operación en cuanto a la revitalización cívica del entorno urbano de la zona y, lo que es primordial, para la recuperación de una importantísima parte del patrimonio artístico valenciano, hoy injustamente disperso o relegado a la oscuridad de los almacenes, queda disipada cualquier duda u objeción que pudiera surgir ante este ambicioso proyecto, que merece sobradamente un apoyo incondicional y decidido por parte de los distintos sectores sociales comprometidos en su éxito, por el que hemos de felicitarnos todos.

José Luis Díez es jefe del departamento de Pintura y Escultura del Siglo XIX del Museo del Prado.

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_