Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente busca a otros pumas en cautividad en el valle del Genal

Agentes de la Consejería de Medio Ambiente buscan en el valle del Genal a felinos en cautividad. Ayer hicieron indagaciones en dos domicilios de Gaucín y uno de Jimena de Líbar en los que se sospechaba la presencia de pumas como el que desde hace tres semanas está actuando en Benadalid. Este ejemplar mató el pasado domingo a un potro en una finca, en la que se le volvió a ver en la noche del miércoles. 'Este tipo de felino come de seis a siete kilos de carne cada tres días, el plazo que tardó en volver a la misma explotación ganadera', declaró el delegado de Medio Ambiente en Málaga, Ignacio Trillo. La ganadería que sufrió el ataque de este animal está compuesta por ovinos y equinos. El potro muerto tenía una mordedura de envergadura en el cuello.

Unas 40 personas, entre guardias civiles, agentes forestales y técnicos del zoo de Fuengirola y Parque Selwo, peinan desde el domingo, en turnos de 24 horas, una zona de 400 hectáreas entre los ríos Genal y Guadiaro en busca de un animal, que se sospecha que es un puma. El Guadiaro impide se traslade al parque natural de Los Alcornocales o al parque de Grazalema. El felino mide de cola a hocico un metro y medio, una distancia entre patas de 1,20, las pezuñas tienen de 7x8 centímetros, y pesa de 40 a 55 kilos. 'La experiencia de América Latina, de donde es originario, es que se tarda una media de 15 días en capturar estos animales', apunta Trillo. Durante el día se esconde entre las rocas o en las copas de los árboles.

Tras la experiencia de los últimos días, en la zona de búsqueda se está actuando con métodos electrónicos modernos, como cámaras de infrarrojos y láminas que se activan con pisadas en el entorno. También se están utilizando métodos tradicionales como jaulas de captura con carne dentro u orines y excrementos de felinos, que proceden del zoo de Jerez.

Los primeros indicios de la presencia de un depredador en la zona, distinto de los zorros habituales, se produjeron hace tres semanas en el municipio de Benarrabá. Tras las investigaciones de los últimos días se tiene una idea precisa de qué animal se trata y de sus medidas, pero se ignora su procedencia. 'Su presencia allí es ilegal, porque ningún zoológico, ni circo ha denunciado una huida en la zona o sus aledaños', aclara el delegado de Medio Ambiente. Las declaraciones de los testigos oculares no son muy coincidentes, pero se ha descartado que pueda tratarse de una pantera, porque este animal es de un color pardo o rojizo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de abril de 2002