Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaime Camino y Marisa Paredes reciben los premios Sant Jordi

Guerin, Amenábar y Audrey Tautou, entre los galardonados por RNE

'Espero que este premio de la crítica no persiga el fin de jubilarme'. Con esta declaración de intenciones, el realizador Jaime Camino agradeció ayer en Barcelona la concesión del Premio Sant Jordi a la trayectoria profesional, uno de los galardones promovidos por Ràdio Nacional de España en Cataluña. Los premios, que este año han alcanzado su 46ª edición, se entregaron anoche en una gala celebrada en el Palau de la Música.

De forma excepcional, y con motivo del 25º aniversario de la emisora Ràdio 4, los oyentes premiaron también la trayectoria de la actriz Marisa Paredes. La directora de la Academia de Cine agradeció el premio a todos aquellos profesionales que intervienen en el proceso de creación de una película. 'Gracias por seguir creyendo en los milagros y, sobre todo, en el milagro que es hacer cine en este país'.

Horas antes de la ceremonia de entrega de premios, la mayoría de los galardonados ofrecieron una rueda de prensa. Sólo faltaron Audrey Tautou, mejor actriz extranjera por su papel en Amélie, ausente por encontrarse en pleno rodaje en Francia, y los realizadores José Luis Guerin, cuya cinta En construcción ha merecido el premio a la mejor película española, y Alejandro Amenábar, director de Los otros, distinguido con la Rosa de Sant Jordi a la mejor película española, premio que conceden los oyentes de Radio Nacional de España. Ambos no asistieron a la cita matinal, prefirieron reservarse para la gala de la noche.

El hijo de la novia, de Juan José Campanella, ha sido premiada con la Rosa de Sant Jordi a la mejor película extranjera (votada también por la audiencia). 'Cuando hicimos la película jamás pensamos que fuera a salir de Buenos Aires', reconoció el director, reiterando una vez más la grata sorpresa que le ha supuesto la excelente acogida internacional de la cinta.

El protagonista del filme, Ricardo Darín, recibió el Sant Jordi al mejor actor extranjero por su papel en este trabajo y en Nueve reinas, de Fabián Bielinsky.

Darín señaló la paradoja que suponía para él encontrarse en la categoría dedicada a las películas extranjeras cuando, según dijo, no se ha sentido forastero en ningún momento durante su visita a Barcelona para recoger este galardón.

El realizador Juan Carlos Fresnadillo, galardonado por su ópera prima, Intacto, destacó la emoción que le causaba el premio por sus especiales características, pues, obviamente, 'sólo te lo dan una vez'. Los actores Paz Vega y Eduard Fernández, premiados en las categorías de mejor actriz y mejor actor españoles, recordaron que debutaron juntos en Zapping, el primer trabajo de ambos ante las cámaras. 'Me hace mucha ilusión recibir el premio junto a Eduard', dijo la intérprete, laureada por su intervención en Lucía y el sexo y Sólo mía y que próximamente rodará Carmen a las órdenes de Vicente Aranda.

Olvido en los Goya

Fernández, distinguido por su trabajo en Son de mar, La voz de su amo y Faust 5.0, quiso a su vez recordar a su compañero de reparto en este último filme, el actor argentino Miguel Ángel Solá, a quien, según recordó ayer, olvidó citar cuando recogió el premio Goya al mejor actor por este filme.

Ramon Font, cuya trayectoria al frente de la Filmoteca de la Generalitat de Cataluña le ha hecho merecedor del Premio Especial Jurado (integrado, salvo en las categorías de votación popular, por críticos de más de una veintena de medios de comunicación), destacó la importante labor de 'los filmotequeros', como los denominó, en la conservación del cine.

Finalmente, la directora de RNE, María Jesús Chao, destacó la consolidación de los premios Sant Jordi y valoró especialmente el hecho de que 'se hayan convertido en unos premios de referencia porque siempre han ido por delante y han arriesgado'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de abril de 2002