Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jospin anuncia un proyecto descentralizador para Francia

Lionel Jospin prometió ayer 'una revisión de la Constitución', que permita 'consultar a los corsos' un nuevo acuerdo político sobre la isla, en el contexto de un proyecto de descentralización para otras regiones de Francia. El proyecto de Jospin persiste en el camino abierto por él mismo durante la legislatura pasada y boicoteado tanto por la derecha como por el movimiento político que encabeza Jean-Pierre Chevènement.

Ese proceso no debe desembocar en la separación de Córcega: 'En el mundo de hoy, la independencia de una isla de 200.000 habitantes, en el Mediterráneo, no tiene ningún sentido y sólo puede conducir al retroceso económico y social', argumentó Jospin durante un mitin celebrado en Ajaccio. Jospin aseguró que no habrá amnistía para los asesinos de Jean-Claude Erignac, el prefecto víctima de un atentado en 1998, cuyo autor material no ha sido detenido.

El primer ministro y candidato no precisó si la consulta adoptará la forma de un referéndum vinculante, pero sí dijo que la evolución del estatuto de la isla se sitúa en el cuadro general de una nueva etapa de descentralización, que permita a utilizar ese modo de consulta a otras regiones.

El nuevo estatuto de la isla sería precedido de 'nuevas discusiones con los diputados de Córcega, pero también con las fuerzas sociales y la sociedad civil' y 'una condena explícita de la violencia política', con el objetivo de 'restablecer la paz civil de forma duradera'. Jospin precisó que se cometieron 182 atentados en Córcega durante el año pasado, pero habían sido 541 en 1986 cuando su principal adversario, Jacques Chirac, era el primer ministro; igualmente habló de una media de 300 atentados anuales entre 1993 y 1997, el periodo de gobiernos de la derecha en Francia.

Un sondeo del Instituto Louis Harris indica que el 44% de los corsos confía en Jospin para resolver los problemas de la isla, frente a un 33% a favor de Chirac.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de abril de 2002