La Junta estudia prohibir los velatorios en el Instituto Forense de Granada

Justicia cree que el recinto no reúne las condiciones adecuadas

El delegado de Justicia de la Junta de Andalucía en Granada, José Luis Hernández, emitirá una orden para cerrar las salas de velatorio del Instituto Anatómico Forense de Granada. Según Hernández, el Instituto Anatómico 'no debe ofrecer servicios de tanatorio'. El delegado considera estas prácticas 'sorprendentes' y sostiene además que el recinto no reúne las condiciones necesarias para esa función.

Más información

Hernández explicó que las competencias del Instituto Anatómico Forense terminan cuando acaban las autopsias u otras prácticas forenses sobre los cadáveres que llegan allí, por lo que no pueden existir servicios de velatorio, como sucede en la actualidad, cuando, terminada la autopsia, muchas familias velan a sus difuntos en alguna de las cinco salas funerarias con que cuenta el recinto.

José Luis Hernández considera que, terminadas las prácticas forenses, la obligación de la Junta es devolver los cadáveres a sus familiares para que éstos lo velen en un sitio adecuado. Los servicios de tanatorio 'son competencias de los Ayuntamientos o del sector privado, nunca de la Junta', comentó Hernández, a la vez que manifestó que ya ha mantenido contactos con el Ayuntamiento de Granada, la Facultad de Medicina y la presidencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía sobre este asunto. Según el delegado, todas las partes consultadas han mostrado su postura favorable a que las salas del instituto dejen de ser tanatorios. Por su parte, Manuel García Blázquez, médico forense y director de la institución, aseguró a este periódico no tener conocimiento del posible fin de los velatorios en su centro.

Acuerdo verbal

El Instituto Anatómico Forense se encuentra en un edificio perteneciente a la Facultad de Medicina de la Universidad granadina y depende de la Consejería de Justicia. El centro se encuentra anexo al Hospital Clínico Universitario, al que en la actualidad presta sus salas de vela para los fallecidos en ese centro. Esto es así gracias a un acuerdo 'verbal y no escrito' al que se llegó a principios de los noventa entre el Ministerio de Justicia y el Servicio Andaluz de Salud (SAS).

La delegación de Justicia aduce para culminar con esta práctica las malas infraestructuras y falta de competencias sobre el asunto. También cita algunos casos de 'picaresca' surgida en algunos velatorios que ayudan a tomar la decisión del cierre; según algunas fuentes consultadas, personas ajenas al instituto han llegado a cobrar a las familas algún dinero, alrededor de 12 euros, por 'sillas o electricidad', algo totalmente irregular, puesto que los servicios del centro son totalmente gratuitos.

En cualquier caso, José Luis Hernández mantiene su decisión de prohibir los velatorios, aunque sí está dispuesto a 'adecentar una o dos salas de espera' para que los familiares puedan aguardar mientras se les práctican las autopsias a los fallecidos. Una vez realizadas las pruebas 'los familiares tendrán que llevarse el cadáver de allí lo antes posible', según explicó Hernández, quien adujo además que, en ocasiones, 'y por el tipo de fallecimientos violentos' que llegan allí, se 'han ocasionado incidentes como peleas o disputas'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 06 de abril de 2002.

Lo más visto en...

Top 50