Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNIDAD VALENCIANA

La Acadèmia declara oficial el valenciano de la Generalitat y entierra la normativa secesionista

La AVL aprueba un texto que servirá de referente legal a las instituciones y entidades

La Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) aprobó ayer un acuerdo que reconoce como 'referente normativo oficial, a todos los efectos' el valenciano que utiliza la Consejería de Educación y Cultura desde 1983, cuando se promulgó la Llei d'Ús i Ensenyament del Valencià, hasta la actualidad. En consecuencia rechaza el valenciano secesionista empleado por instituciones como la Consejería de Agricultura o el Palau de la Música. El acuerdo, que privilegia las formas más autóctonas, fue aprobado por 18 votos a favor, dos abstenciones y la ausencia por enfermedad de Xavier Casp.

El texto acordado viene a enterrar las llamadas Normes del Puig, elemento sustancial del conflicto lingüístico instrumentalizado sobre todo, pero no sólo, por Unión Valenciana. Ésta es la principal consecuencia del acuerdo alcanzado ayer, a pesar de las reticencias expresadas por algunos académicos que consideraban más oportuno, políticamente, dormir la cuestión.

De hecho, la normativa es la misma que la consolidada en la actualidad por la gran mayoría de las instituciones, así como por el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV), pero cubre lo que hasta ahora era un vacío legal, al no haber un pronunciamiento oficial que no fuera la vía de los hechos. Esta normativa será la oficial hasta que la Acadèmia finalice los trabajos de elaboración de una Gramàtica Valenciana y de un Diccionari valencià, que se prolongarán durante varios años.

Al término de la reunión, que duró casi cinco horas, la presidenta de la AVL, Ascensión Figueres, leyó un sucinto escrito que resume el referente normativo que subraya el uso predominante de las formas valencianas, si bien todas ellas están recogidas ya en la citada normativa consolidada de la Generalitat, basada en las Normes de Castelló.

Así, la AVL reconoce como oficiales 'las aportaciones valencianas' como las grafías genuinas de palabras como traure, avançar, redó o llançar; el plural en -s de palabras como fosc o trist, el uso del demostrativo no reforzado (este, eixe), los posesivos como meua o teua, los numerales huit o dèsset, las desinencias verbales en -isc/-ix (patix) o los infinitivos como tindre o vindre, entre otras características morfológicas y sintácticas. Por lo que respecta al léxico y fraseología valenciana, por ejemplo, se acepta como oficial el uso de faena, trellat, servici, rogle, roín, o a tothora 'procurando incorporar las aportaciones específicas de nuestras comarcas' (bonegar, rua).

Todas las soluciones lingüísticas aprobadas forman parte de la normativa ya utilizada por la Generalitat y el DOGV, y reconocida por el Institut d'Estudis Catalans, según recordó el catedrático y académico, Antoni Ferrando, quien ha sido uno de los impulsores del pronunciamiento normativo de la institución junto a otros académicos y miembros del Institut Interuniversitari de Filologia Valenciana.

Al hacer expresa mención al valenciano empleado por la Consejería de Educación y que cuenta con el reconocimiento de las instituciones académicas, la normativa no excluye el uso de demostrativos reforzados como aquest y de otras soluciones consolidadas, pero sí las Normes de Puig, que no ha divulgado.

La presidenta de la Acadèmia, Ascensión Figueres, del PP, y el vicepresidente, Josep Palomero, del PSPV, recordaron que la ley de creación confiere autoridad a esta institución para marcar la normativa lingüística. 'Por lo que [el acuerdo] lo haremos llegar a las administraciones públicas para que tengan esa referencia que muchas veces se nos pide', explicó Figueres. La ley indica que una vez la AVL emita un pronunciamiento oficial de la normativa, ésta deberá ser respetada por todas las instituciones y entidades que reciban subvenciones.

El texto, no obstante, hace concesiones a los académicos más cercanos a las tesis secesionistas al introducir párrafos y expresiones que dejan abierta la puerta de la AVL a 'otros acuerdos que pueda adoptar progresivamente, a fin de priorizar y recuperar soluciones lingüísticas genuinas (...)'. O también el que subraya la 'voluntad de integración de las diversas sensibilidades lingüísticas existentes en la Comunidad Valenciana y el compromiso de tener en cuenta sus aportaciones respectivas'. En este sentido, el académico secesionista Artur Ahuir, quien evitó señalar si se había abstenido, destacó el camino 'hacia la progresiva valencianización'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de marzo de 2002