ZAPPINGColumna
i

Miss Mafia

Coincidiendo con el inicio del Año Gaudí, la gala de Miss España adoptó un decorado de cartón piedra modernista que contrastó con la carcundia de su contenido. A saber: un desfile erótico-militar que provoca el hartazgo incluso entre los onanistas fetén, tan desactivador de la líbido como el sexo gigante y recauchutado de la película muda que aparece en Hable con ella, de Almodóvar.

Por tierra, mar y aire

Antena 3 destapó la corrupción del certamen con un buen reportaje que pecó de un autobombo sensacionalista ordeñado en multitud de debates adosados. Entre lecciones de ética, se confirmó lo que cualquier telemindundi intuye: que los concursos de belleza son un pringue total. Además de enturbiar el valor del reportaje, la estrategia de Antena 3 acabó apestando a guerra para rapiñar share, vilmente contrarrestada por Tele 5 con María Teresa Campos en sesión de mañana y noche. En el fragor de la batalla se produjeron curiosas situaciones: en De buena mañana, una tertuliana imputada en otro reportaje sobre las cloacas del famoseo comentó el escándalo y un invitado acusó al regidor de explotar el llanto de una víctima de este trapicheo de poca monta convertido en filón de audiencia. Moraleja: la mierda en calzón ajeno mancha menos que en el propio.

San Gaudí, mártir

Un grupo de devotos pide que Gaudí sea canonizado. De ser así, el arquitecto atropellado se convertiría en el primer santo modernista. ¿Su mérito? Haber soportado lo que le han hecho a su cada vez menos sagrada Sagrada Familia. No descarten que se pongan de moda los santos televisivos. Además de José Luis Uribarri, que protagonizará el milagro de resuscitar en Estonia, y de Coto Matamoros, azote de iscariotes, propongo a los muñecos de José Luis Moreno. El ventrílocuo ha anunciado que ha concedido a sus criaturas un eterno descanso. Ahora sólo falta que descanse él para que esa felicidad de la que hablaba el asimétrico Pepe Oneto en la gala de Miss España deje de ser transitoria y pase a ser permanente. ¿Que a qué se parece la felicidad permanente? A la cara de Bustamante en Crónicas marcianas cuando Susana Reche le dedicó un striptease (Reche sería una candidata perfecta para presentar la próxima edición de Confianza ciega).

'Bricolehendakari'

Ante tanta corrupción, lo mejor es volver a Bricomanía, santuario de bricoleurs domingueros que observan cómo su presentador, Kristian Pielhoff, despliega su catálogo de recursos. Habría que dejar el mal llamado problema vasco en sus manos. Quizás Pielhoff encontraría los pegamentos de impacto y las bisagras para solucionarlo y evitar que ciudadanos libres sean devorados por el agujero negro de la violencia con la misma facilidad con la que la trampilla del concurso Decisión final hace desaparecer a sus concursantes, pero con consecuencias mucho más injustas, sangrientas e irreparables.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de marzo de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50