Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de un millón de manifestantes desafían la política de Berlusconi

Los sindicatos reúnen en Roma la mayor marcha política de la posguerra

Más de un millón de manifestantes -700.000 personas, según la policía, y tres millones, a juicio de los organizadores- tomaron ayer Roma para oponerse a la reforma laboral del Gobierno conservador de Silvio Berlusconi y para condenar el atentado terrorista que costó la vida a Marco Biagi, asesor del Ministerio de Trabajo, el pasado 19 de marzo. Pese a la disparidad en las cifras de manifestantes, que observadores independientes sitúan en un millón largo de personas, todos coinciden en que se trata de la mayor concentración política que ha vivido Italia desde la posguerra.

La marcha fue convocada hace semanas por los sindicatos -encabezados por la CGIL, de mayoría de izquierdas- como respuesta a la decisión del Gobierno de Berlusconi de suspender el artículo 18 del Estatuto de los Trabajadores, que impide el despido libre. El reciente atentado añadió la condena al terrorismo a las peticiones laborales.

A pesar del impresionante éxito de la protesta sindical, el Ejecutivo italiano ya ha anunciado que mantendrá su reforma. A modo de contraofensiva, la coalición gubernamental Casa de las Libertades anuncia una manifestación para el próximo 11 de mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de marzo de 2002