Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Rally Cataluña-Costa Brava | AUTOMOVILISMO

Sainz: 'El público ha desbordado a la organización'

El madrileño abandonó en el 10º tramo al intentar evitar vehículos que invadían la calzada

La seguridad se convirtió ayer en la piedra angular del Rally Cataluña, cuarta prueba del Mundial. El anuncio de la suspensión de los dos primeros tramos cronometrados -Coll de Bracons y Vallfogona- como consecuencia de la invasión de la calzada por muchos coches mal aparcados fue un aviso que no sólo flageló a los aficionados, sino sobre todo a la organización del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC).

El estallido final se produjo en la décima especial -la segunda de la jornada, tras las dos anulaciones iniciales-, cuando el piloto español Carlos Sainz (Ford) se vio forzado a abandonar tras evitar una furgoneta y un coche mal aparcados en la salida de una curva. 'La furgoneta tenía dos ruedas dentro de la carretera. Íbamos en sexta en una curva rápida. Esquivamos los coches, pero hicimos un trompo y la parte trasera del nuestro se estrelló contra una piedra. Perdimos una rueda', explicó decepcionado Sainz, entonces octavo a dos minutos del líder. 'El tramo estaba lleno de coches en lugares inadecuados. Debió anularse'.

La opinión de Sainz fue compartida por otros pilotos, pero la organización no creyó oportuno recurrir por tercera vez en la misma jornada, y cuarta en lo que se lleva de rally, a otra anulación. Se corre el peligro de que las suspensiones superen un tercio del recorrido cronometrado (faltan sólo 84 kilómetros o dos tramos para ello), con lo que el Cataluña sólo puntuaría la mitad: el ganador obtendría cinco puntos en lugar de 10.

'La mayor parte de los coches que invadían las cunetas de los tramos fueron aparcados ya ayer por la noche', explicó Aman Barfull, director de la prueba. 'Nosotros podemos aumentar los controles de seguridad, pero es difícil luchar contra todo esto. El público debe tomar conciencia de lo que hace'.

La coincidencia del rally con el fin de semana previo a la Semana Santa ha provocado una avalancha de público superior a cualquier previsión. 'Tenemos una gran prueba que ha sido internacionalmente laureada', dijo Sainz, 'pero esta vez el público ha desbordado a la organización. Lo que hace falta es que haya alguien que le diga al público lo que debe y no debe hacer. En esta ocasión el rally no ha estado a la altura. Y ésa es mi mayor pena, porque el rally no sale bien. Y ésta es la imagen que damos en el extranjero'.

La suspensión de tres tramos y problemas en varios de los disputados colocan el Rally Cataluña en una encrucijada: puede morir de éxito. Sin embargo, nadie quiere plantearse la posibilidad de que pueda marcharse de Cataluña -se habló incluso de Canarias- o de que sea suprimida del Mundial. 'No debe pasar nada', aseguró Sainz. 'El año pasado en Inglaterra ocurrió algo parecido y no pasó nada. Las marcas y los pilotos no podemos renunciar a correr en un país, como éste, que ama los rallies'. El año pasado el Rally de Portugal anuló cuatro tramos y ha sido sustituido por Alemania. Ayer, el dominio de Gilles Panizzi (Peugeot) prosiguió. El francés ganó tres de las cuatro especiales disputadas y sólo fue superado en el Coll de Bracons por el británico Peter Solberg (Subaru). Hoy se disputará la tercera etapa.

Clasificación. Final segunda etapa: 1. Panizzi (Fra, Peugeot) 2h 28m 26,7s. 2. Burns (GB, Peugeot), a 44,4s. 3.Buglaski (Fra, Citroen) a 1m 1,7s. 4. Loeb (Fra, Citroen), a 1m 27,2s. 5. Gronholm (Fin, Peugeot), a 1m 44,2s. 6. Solberg (Nor, Subaru), a 2m 1,7s. 14. Puras (Citroën), a 7m 5s.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de marzo de 2002