Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva estación de mercancías en el Puerto liberará en un mes el solar de Abandoibarra

La terminal, inaugurada ayer, ofrece la mayor playa de vías de Renfe en España

La nueva estación de mercancías del Puerto de Bilbao, inaugurada ayer y que estará a pleno rendimiento el 15 de abril, liberará en un mes el solar de Abandoibarra ocupado ahora por la terminal de contenedores. La instalación, situada en terrenos ganados al mar en el recinto portuario, ofrece la mayor playa de vías de Renfe en España, con una longitud de más de 700 metros. El secretario de Estado de Fomento, Benigno Blanco, subrayó ayer que uno de sus principales valores 'es que está al servicio de la intermodalidad, con un intercambio entre el puerto, el tren y la carretera'.

Esta infraestructura, que ocupa más de 150.000 metros cuadrados en los terrenos de ampliación del puerto bilbaíno y ha supuesto una inversión de 21,3 millones de euros (poco más de 3.500 millones de pesetas), fue ideada la pasada década. En 1993 se firmó el convenio entre las administraciones central y vascas para trasladar del centro de Bilbao la instalaciones de mercancías de Renfe. Pero, tras varias demoras, las obras no se iniciaron hasta 1999 y se han prolongado durante tres años.

La virtualidad de la estación es doble: por un lado libera el solar de Abandoibarra, donde se apiñan las vías de tren y contenedores de Renfe. Las autoridades asistieron ayer a la retirada del primero de los contenedores de esta zona, que permitirá continuar con el desarrollo urbanístico. La sociedad Bilbao Ría 2000, según dijo un portavoz, entrará con las máquinas 'al día siguiente' de que se desmantelen las instalaciones, previsto para la tercera o cuarta semana de abril. La demora en la liberación del solar ha retrasado la ejecución del tranvía de Bilbao, que será la primera actuación que se acometa. En esta zona se ubicarán también la torre de la Diputación de Vizcaya -si se mantiene este proyecto-, la biblioteca de la Universidad de Deusto y el paraninfo de la Universidad del País Vasco.

La segunda virtualidad es la centralización en el Puerto del movimiento ferroviario de mercancías, lo que evitará además la entrada en Bilbao de cerca de 3.000 camiones cada mes. Ello permitirá una operación ferroviaria completa (la carga y descarga y el almacenamiento) del tráfico de contenedores.

La instalación en el Puerto duplica ampliamente la superficie disponible -153.486 metros cuadrados frente a los 62.000 de Abandoibarra-, ofrece ocho vías de más de 700 de longitud (dos para carga y descarga de mercancía general) y otras tres vías para el taller de material móvil. Incluye una terminal de contenedores con seis vías de 450 metros de longitud, junto a dos grandes grúas para el manejo de las mercancías.

La estación dispone de cuatro accesos ferroviarios al Puerto, uno con la estación de Santurtzi que transporta al exterior las mercancías, otro al recinto portuario y dos más a los espigones. El secretario de Estado Benigno Blanco, quien protagonizó la inauguración junto a las autoridades vascas, destacó la ejecución 'con parámetros de diseño' europeos. Afirmó que ofrece la mayor playa de vías de Renfe en España, preparada para acoger trenes de 700 metros de longitud, que, según dijo, cuando vienen ahora de Francia hay que dividirlos en dos o tres para acogerlos en las estaciones de mercancías. Blanco enfatizó que este tipo de instalaciones 'recuperan el atractivo del ferrocarril como medio de transporte frente a la carretera'.

Túnel del Serantes

El secretario de Estado anunció que su ministerio adjudicará de manera 'inmediata' la elaboración del proyecto del túnel de Serantes, que proporcionará un acceso directo al Puerto del tráfico ferroviario de mercancías a través de ese monte. Las obras, con un coste calculado en 60 millones de euros (10.000 millones de pesetas), no empezarían hasta el próximo año. Este proyecto ha causado discrepancias con las instituciones vascas, que culpan a Fomento de incumplir una promesa para prolongar a medio plazo el túnel en otros siete kilómetros -un proyecto con un coste adicional de 96 millones de euros- y de implantar medidas correctoras en núcleos de población como Ortuella.

Este consistorio acordó a finales del pasado año la interposición de un recursos en los tribunales contra el trazado del túnel del Serantes. Benigno Blanco aseguró ayer que 'nunca ha habido ese acuerdo' y consideró que 'vincular esta obra al desarrollo de futuro no es realista. Hay que hacer las obras por fases. Ahora no hay capacidad para hacer más', dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de marzo de 2002