Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente del Poder Judicial decide con su voto el destino forzoso de Auger

El voto del presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Francisco José Hernando Santiago, decidió ayer el destino forzoso del ex presidente de la Audiencia Nacional Clemente Auger a la Sala Civil del Supremo, a pesar de haber solicitado, como penalista, la adscripción a la Sala Penal. Hernando no participó en las tres primeras votaciones, pero en la cuarta se unió a los 10 vocales conservadores y el recurso de Auger fue desestimado con el mínimo necesario de 11 votos.

La abstención de Hernando fue considerada 'inexcusable' por fuentes del Supremo, dado que presidió la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo que tomó el acuerdo impugnado por Auger. Sin embargo, Hernando justificó su voto en su deseo de 'desbloquear' la situación, ya que la desestimación del recurso de Auger contaba con sólo los 10 votos de los vocales propuestos por el PP, frente a los ocho propuestos por PSOE e IU y los dos votos en blanco del propuesto por CiU y el propuesto por PP-PSOE.

El ponente del acuerdo a debate fue el vocal progresista y catedrático de Derecho Constitucional, Luis Aguiar, quien apoyó el recurso de Auger con argumentos como que la voluntariedad para incorporarse a una sala es acorde con los principios de inamovilidad y especialización, mientras que el destino forzoso es 'una sanción'. La mayoría conservadora negó la especialización penal de Auger y estimó legal adscribirle forzosamente.

El vocal progresista José Antonio Alonso invocó, sin éxito, 'el conveniente respeto del Estado a la voluntad de un magistrado que ha presidido durante 10 años el tribunal más complicado de este país'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de marzo de 2002