Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mineros de Insersa aplazan el encierro en uno de los pozos

Los mineros de Insersa determinaron aplazar el encierro que iban a iniciar ayer en el Pozo de Aguas Teñidas (Huelva), a 480 metros de profundidad, tras recibir en el último momento una propuesta de la Administración central de que se van a estudiar sus reivindicaciones. Siete trabajadores, de los 89 que componen la plantilla, tenían previsto comenzar ayer con esa medida de presión.

La tensión continúa en el sector minero de Huelva. Los operarios de Insersa, que dependen de la multinacional Navan Resources, exigen que el Foro de la Minería Metálica de Andalucía les conceda el mismo trato que a los trabajadores de las otras cinco empresas mineras en crisis de la provincia de Huelva.

Los dirigentes de UGT determinaron que se abandonara esta movilización cuando desde el Foro recibieron el compromiso de estudiar caso por caso la problemática de los mineros de Insersa. Los trabajadores, entre otras cosas, reclaman la puesta en marcha del 'contador a cero', es decir, que los mineros que han agotado las prestaciones por desempleo vuelvan a cobrarlas desde el principio.

'Somos tan mineros como los demás y, por tanto, tenemos los mismos derechos', afirmó ayer Juan Manuel Serrano, portavoz de los trabajadores de Insersa. Esta empresa explota el yacimiento de Aguas Teñidas desde 1996.

Mientras, unos 50 mineros, afiliados a CC OO, mantienen una acampada desde hace 29 días en la avenida de Andalucía de Huelva en demanda de que el Gobierno central conceda las ayudas para sectores en crisis a los mineros afectados por expedientes de regulación temporal de empleo. El secretario del comité de empresa de Minas de Río Tinto Sociedad Anónima, Joaquín Santos, aseguró que van a mantener esta medida de protesta hasta que el Ministerio de Trabajo apruebe una resolución para la concesión de esas ayudas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de marzo de 2002