El PSOE pide la residencia permanente para los reclutas extranjeros

Aunque pidió su devolución al Gobierno, el PSOE presentará una batería de enmiendas parciales al proyecto de ley que entreabre la puerta de los cuarteles a los inmigrantes. Entre otras medidas, propone ofrecer la residencia permanente a quienes sirvan con las armas a España y no quieran nacionalizarse.

Defensa pretendía estimular el reclutamiento de extranjeros ofreciéndoles la nacionalidad después de tres años de servicio. Pero tuvo que abandonar este propósito, pues los hispanoamericanos, potencial cantera de futuros soldados, pueden ser españoles con sólo dos años de residencia.

Al final, el proyecto impone fuertes restricciones a los extranjeros (contrato improrrogable de tres años, sin posibilidad de ascender ni acceder a la mayoría de unidades o especialidades) y ninguna contrapartida. La propuesta del PSOE es ofrecer la residencia permanente a quienes no quieran nacionalizarse, lo que supone cambiar la Ley de Extranjería, que exige cinco años de residencia temporal para obtener la permanente.

El PSOE quiere ampliar a los ciudadanos de la UE el derecho a ingresar en el Ejército, pues no se puede excluir a los países con los que España está construyendo una política de seguridad común. Para salvar el obstáculo idiomático, propone que entre las pruebas de ingreso figure un examen de castellano. Y aboga por incluir en la formación de los reclutas extranjeros 'una instrucción adecuada acerca de los principios y valores constitucionales', así como conocimientos básicos de historia y cultura de España.

Oficiales de complemento

La enmienda más importante del Grupo Catalán no se refiere a los extranjeros, sino a los oficiales de complemento españoles que, en aplicación de la propia ley del Régimen del Personal Militar Profesional que el proyecto modifica, tendrán que colgar el uniforme el próximo 31 de diciembre por tener más de 38 años o llevar 12 en las Fuerzas Armadas.

CiU propone que quienes tengan más de seis años de antigüedad se integren en las escalas de carrera que les correspondan, en función de su titulación y tras superar un curso de formación. Se trata, según CiU, de evitar que las Fuerzas Armadas pierdan la experiencia profesional de estos oficiales, a los que no se han dado las oportunidades de promoción prometidas.

También IU centra sus enmiendas en el problema de estos oficiales y de los cabos primeros, más de 1.000 personas en total abocadas al despido si no logran una plaza permanente. Su propuesta es que puedan 'consolidar sus puestos de trabajo' siempre que cumplan determinados requisitos.

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción