Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Figo se queda sin revancha

Los médicos del Madrid descartan al portugués para el Camp Nou

Para garantizar la recuperación de su tobillo derecho, los médicos decidieron incluir a Figo en la lista de bajas para el Barça-Madrid. Una tragedia para el extremo portugués, que así vio frustrado su regreso al Camp Nou y su intención de revancha tras el violento partido del año pasado en el que fue increpado por los 100.000 espectadores. Al ver su nombre en el dictamen médico el jugador debió experimentar un ataque de ira, a juzgar por la forma intempestiva en que abandonó la Ciudad Deportiva.

Según los médicos del club el futbolista realizó ayer 'ejercicios de fortalecimiento del tobillo, además de trabajar en la bicicleta y llevar a cabo carrera en la piscina'. Para un ego competitivo como el de Figo, que jamás se perdió un partido por lesión, y que imaginó su venganza corriendo por las bandas del campo culé, los trotes en la piscina debieron ser espantosos. El rechazo social masivo que padeció al regresar a Barcelona, en octubre de 2000, después de fichar por el Madrid, dejó una impronta sombría en la memoria de un jugador que no se caracteriza por olvidar el nombre de sus detractores. Aquel día, Del Bosque le dijo que no lanzara los tiros de esquina para preservarlo del impacto de algún teléfono móvil de los que llovían de la grada. Por eso quería regresar -y por eso celebró con desenfreno su gol al Barcelona en el último enfrentamiento en el Bernabéu-: para devolver el golpe.

Desde hace un mes, el portugués sufre un esguince agudo en el ligamento interior del tobillo, que se agravó cuando jugó la final de Copa, contra el Deportivo. Desde entonces, hace nueve días, no ha vuelto a tocar un balón. Ahora el club prefiere asegurarse de que pueda disputar lo que queda de temporada antes que arriesgarse.

Zidane, que jugará su primer Barça-Madrid, dijo ayer que se encuentra tranquilo, y explicó que -como le ocurre cada año- la caída de su rendimiento estaba prevista: 'Sí, he bajado un poquito. Pero estoy seguro de que voy a renacer en este final de temporada. El último mes y medio ha sido duro, pero estoy tranquilo y confiado, porque siempre es así. Cada temporada tengo problemas al principio y en la mitad. Es algo habitual y lejos de preocuparme me tranquiliza, porque veo que mi cuerpo responde igual que en años anteriores. Eso es una buena señal: voy a terminar a tope'.

Figo no fue el único madridista abrumado en vísperas del duelo cumbre. Ayer Morientes dio señales de gran irritación tras el entrenamiento. El delantero extremeño vio cómo Del Bosque le ponía el peto de suplente y en cambio le daba la titularidad a Guti durante el partidillo. Karanka, al que Valdano vio ayer muy lejos del Madrid, tampoco estará en el Camp Nou.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de marzo de 2002